MADARIAGA: Buscan a Brian Erreguerena quién se escapó de la policía por segunda vez en menos de 4 meses


Dise-o-sin-t-tulo-19
A lo Usain Bolt este joven se evadió de los policías, se escondió en un médano y ningún efectivo lo pudo encontrar hasta este sábado por la mañana.

 

La secuencia arrancó ayer por la tarde cuando se ordenó una nueva detención contra este hombre por desobedecer una medida judicial para acercarse a su ex pareja con la quien tiene un bebé.

 

Con el mandato en la mano se despacharon móviles a un domicilio en Madariaga y otro en Ostende donde generalmente suele parar. “Alguien le avisó porque siempre tiene el dato y cuando ve a un oficial cerca que lo busca él ya sabe que van a detenerlo y escapa. No hay otra explicación”, dice una fuente policial que pidió reserva y que sostiene que Erreguerena ya se les escapó 3 veces y no 2 como informa la justicia.

 

Cuando estaban esperándolo, en Ostende, lo ven bajar de un colectivo de la empresa Costa Azul. Al cruzar miradas el chico empezó a correr y una patrulla de Madariaga –con las dos máximas autoridades policiales locales a bordo- empezó a seguirlo pero “Usain” lo hizo de nuevo: metió más de 100 metros en menos de 10 segundos y se coló en un médano ante la mirada de los policías desde la patrulla.

 

Igualmente entraron a la casa y encontraron ropa de mujer lo que a las claras da a entender que no tiene ni ropa ni dinero consigo como para poder seguir con su evasión por mucho tiempo.

 

Según el relato de la fuente policial, en diciembre fueron a buscarlo por desobediencias reiteradas. La abuela atendió a los oficiales y les dijo que su nieto había armado un bolso unas horas antes y se había ido. Muy llamativo que haya decidido hacerlo justo antes de un mandato judicial que supuestamente nadie sabía.

 

Se presume que siempre estuvo en Madariaga hasta que en un control de tránsito lo pararon y un policía vio su cara y sus datos y preguntó si aún estaba vigente su captura. Le respondieron que sí y lo apresaron.

 

Cuando estaba en la comisaría se contagió de COVID. Una tarde de sábado pidió ir al baño y puso en práctica su velocidad: empujó a los escoltas y huyó corriendo. Saltó paredones, se introdujo en una manzana en donde pasó de terreno en terreno y rodearon todo el sitio pero jamás lo pudieron hallar.

 

Casi 22 horas después se entregó a la policía en la comisaría. Para ese entonces tenía privación ilegítima, desobediencia y evasión.

 

Fue a un juicio abreviado: reconoció todos sus errores, le dieron una pena mínima y pudo ser excarcelado hace pocas semanas. Prometió no acercarse a su ex pero falló y ahora es, otra vez, un prófugo de la justicia que logra evadir con mucha pericia a cualquier oficial de policía.