Comenzó el censo 2022: Se puede responder online hasta el 18 de mayo

7-FDV6-OAV4-RDKXJ2-QRDRDXGVHKI

Desde hoy miércoles 16 de marzo y hasta el miércoles 18 de mayo de 2022, estará disponible el botón “censo digital”, que figura en la esquina superior derecha de la página web censo.gob.ar.

La línea 0800-345-2022 permanecerá abierta desde las 6 hasta las 24 horas, de lunes a viernes, y de 9 a 21 los sábados, domingos y feriados para asesorar en la carga online. La cantidad de gente que prefiera completar el formulario por el canal digital determinará la velocidad de entrega de las primeras conclusiones. El jueves 19 de mayo de 2022, el Indec tiene previsto informar cuántos habitantes viven en Argentina. Se trabajará con paquetes informativos. Tres meses después habrá una estimación preliminar de las tasas básicas: sexo, edades, población según regiones. A los ocho meses se comunicarán los primeros datos definitivos y al año y medio culminará el procesamiento de todas las variables con el escaneo y la decodificación de las actividades económicas principales de cada hogar.

Es la primera vez que se realiza en el país un censo bimodal: digital y presencial. Durante 63 días correlativos -la opción se invalidará a las ocho de la mañana del miércoles 18 de mayo-, los ciudadanos podrán completar el formulario desde cualquier dispositivo digital con conexión a internet.

Se trata de un hito con antecedentes en la región: Colombia, México y Chile ya implementaron registros similares. La tendencia mundial tiende a un registro digital de la población, amparados en una amplia red de conectividad: el 70% de los habitantes de los Estados Unidos responde el cuestionario de manera digital y en España el relevamiento está cerca de ser exclusivamente digital. En Colombia, en tiempos prepandémicos -antes de que el confinamiento desarrollara una mayor habitualidad de las herramientas digitales-, el porcentaje de la carga digital de los datos fue tan solo del 15 por ciento.

La carga online de la información no reemplaza la visita presencial. El folleto subraya la palabra “importante” y explica: “El censo digital no exime que debamos estar en nuestras casas el día del censo presencial”. Ese día será el miércoles 18 de mayo, feriado nacional garantizado por el Decreto 42/2022, y los censistas visitarán todas las viviendas del país entre las ocho de la mañana y las seis de la tarde. De las 600 mil personas que componen la estructura censal, 456 mil son censistas de aglomerados urbanos. Habrá, a su vez, regímenes especiales para personas en situación de calle con censistas específicos, operativos de viviendas colectivas -geriátricos, cárceles, hospitales, centros religiosos, hoteles residenciales, paradores- y relevamientos en áreas rurales. Estas visitas se realizarán entre el 16 y el 17 de mayo. Voluntarios, universitarios y preferentemente docentes, recorrerán 36 viviendas urbanas denominadas normales o 18 consideradas complejas (barrios populares o áreas de difícil acceso). Trabajarán ocho horas como máximo y obtendrán una retribución económica de seis mil pesos.

La respuesta online suprime el tiempo de respuesta a un mero trámite presencial. La persona que reciba al censista deberá acreditar el comprobante que obtendrá al completar el censo digital: es un código alfanumérico de seis dígitos que no necesita imprimir o exhibir. Solo con nombrarlo, el censista podrá corroborar la carga completa y correcta de la información. Ese código será similar (la única diferencia es que agregará un número al final), al código único asociado a la vivienda -de cinco dígitos-, un trámite previo en el que se deberá validar el domicilio y que habilita la carga de la información en un sistema que permitirá guardar el proceso y poder continuarlo en otro momento. Las autoridades suponen que completar el formulario online no debería demorar más de diez minutos.

Son, como máximo, 61 preguntas únicas para todos los habitantes del país. En el censo de 2010, que es recordado por coincidir con el día de la muerte de Néstor Kirchner, hubo dos modalidades: el básico y el ampliado. El básico era general y tenía 35 preguntas. El ampliado fue contestado por el 10% de la población y suponía 67 consultas.

Las 61 preguntas están divididas en dos módulos: el del hogar -lo respectivo al acceso a servicios, características de la vivienda, entre otras condiciones- y el de cada persona miembro del hogar. En el formulario impreso son doce páginas y el orden se altera en las planillas online para agilizar la carga. A su vez, hay preguntas nuevas y cambios de lenguaje en comparación al censo anterior: pasaron doce años, leyes aprobadas y nuevas demandas de la sociedad.

La identidad de género, por ejemplo. “¿Cuál es el sexo registrado al nacer?” tiene tres respuestas posibles: “mujer/femenino”, “varón/masculino” y “X, ninguna de las anteriores”. La modificación obedece al decreto presidencial N°476/21 publicado el 21 de julio de 2021 que aprueba la existencia del documento no binario: es el primer país de la región en reconocer identidades más allá de las categorías binarias de género en los sistemas de registro e identificación. Otra pregunta es: “De acuerdo a la identidad de género, se considera…”. Las opciones son nueve y responde a la ley 26.743 que reconoce el derecho a tener la identidad sexual autopercibida en el documento nacional y que fuera sancionada por el senado el 9 de mayo de 2012, dos años después del censo anterior.

Aparecen otras preguntas dirigidas hacia la autopercepción: la 22 y la 25. La primera dice: “¿Se considera indígena o descendiente de pueblos indígenas u originarios?”. La segunda consulta: “¿Se reconoce afrodescendiente o tiene antepasados negros o africanos?”. Ambas fueron incorporadas al formulario general luego de que integraran el cuestionario ampliado del censo pasado que solo recogió el 10% de los datos de la población total.

No hay preguntas sobre el coronavirus ni sobre el esquema de vacunación: nunca hubo consultas relativas a las vacunas y sobre los programas de prevención contra el covid-19 ya existen datos sólidos. No se preguntan los apellidos de las personas censadas dado que rige el secreto estadístico: toda la información es confidencial y se brindará de forma agregada. Tampoco pasaron el filtro cuestiones relativas a la idiosincrasia nacional: mascotas, religión y equipo de fútbol preferido. “Quedaron un montón de preguntas por fuera. Los censos tienen que acompañar la cultura del país y el fútbol forma parte de la cultura argentina. Parece una pregunta sencilla pero no: tendríamos que incluir todos los equipos de fútbol del país en el formulario y eso sería larguísimo”, alegaron desde el organismo oficial. Responder cantidad y tipo de mascotas o religión elegida también implicaría entorpecer el procesamiento de los datos.