A los 16 mató a tijeretazos a la ex de su novio y la ahorcó con alambre de púas: 7 años después sigue en libertad y ahora estudia medicina

fernanda2-png-174195295

Era un 15 de febrero del 2015. María Fernando Chicco, recibió un mensaje de texto del celular de su exnovio que la citaba en un punto de encuentro en la ciudad santafesina de Ceres. whatsapp-image-2022-02-22-at-13-33-41-jpeg-1947026740

48 horas después la joven de 18 años apareció sin vida, con signos de haber sido atacada a tijeretazos y ahorcada con un alambre de púas. Una cámara de seguridad fue clave para revelar lo que había sucedido esa tarde.

Con esa prueba indeclinable, todas las flechas apuntaron a Karen Ñañez, una adolescente de 16 años, por entonces pareja de su exnovio, quien fue condenada por el crimen. Sin embargo, siete años después, goza de plena libertad: vive en la ciudad de Rosario, donde cursa sus estudios universitarios en Medicina, bajo una identidad falsa que va cambiando a medida que la descubren.En un acto por hacer justicia y con el objetivo que "Fer", cómo era llamada cariñosamente por su círculo más íntimo, no quede en el olvido, Alina Martoglio, quien era mejor amiga de la víctima, creó una cuenta de Facebook mediante la que no sólo comparte novedades de la causa, sino también publica imágenes actuales de cómo se encuentra hoy la asesina, para que al menos pague una "condena social" que le impida hacer su vida normal en Rosario cómo si nada hubiera pasado.

whatsapp-image-2022-02-22-at-13-33-42-jpeg-1914703505 

 "El objetivo es que la gente sepa quien es, pero que sobre todo ella entiende que no puede matar a alguien, destruir una familia entera y que le salga gratis", sentenció la creadora de la cuenta de Facebook, "Justicia x Fer", en homenaje a su amiga asesinada, en diálogo exclusivo con cronica.com.ar.

Martoglio contó que conocía a María Fernanda desde jardín de infantes. Después de compartir salita, los años posteriores siguieron consolidando el vínculo de amistad que terminó de afianzarse durante la adolescencia a los 14 años, cuando se volvieron confidentes inseparables.

fernanda1-png-1166957132 "Siempre fuimos compañeras, hicimos scout y teatro juntas, pero en la secundaria de la escuela General San Martín 418, fue cuando nos volvimos mejores amigas", expresó Alina, quien además remarcó que todos los recuerdos de su infancia son con "Fer".

Cómo ocurrió el brutal crimen de María Fernando Chicco:

Era fin de semana largo por el feriado de Carnaval. Año 2015. fb-img-1640803361900-x1x-1-crop1646268430435-jpg-1734428432 

 María Fernanda y Alina, al igual que suelen hacer la mayoria de los estudiantes que cursan sus carreras universitarias en otros lugares, aprovecharon regresar a Ceres a visitar a sus respectivas familias.

El domingo 15 de febrero, Alina estaba trabajando en el videoclub familiar cuando alrededor de las 18, recibió un mensaje de los padres de Fernanda preguntándole si Fer estaba con ella porque había salido de su casa con la bicicleta a eso de la una de la tarde, y hasta el momento no había regresado."Ahí me entero que ella no aparecía. Entonces le escribo un mensaje de Whatsapp que no le llega", relató Alina. Ahí mismo comenzó una búsqueda, que cada vez se tornaba más desesperante, y que transcurrió a lo largo de todo el domingo, hasta las 4 de la madrugada del otro día. La noche del domingo la familia Chicco hizo la denuncia por la desaparición en la comisaria. 

"Salimos a buscarla puerta por puerta", recordó Alina. Para el lunes a la noche la búsqueda seguía sin novedades. 

La peor noticia llegó 48 horas después que se reportó su desaparición. Alina recordó que ella estaba durmiendo en la casa de su novio de ese entonces, cuando este la levantó sorpresivamente y sin decirle nada, la llevó hasta un lugar del que sólo recuerda "la cinta amarilla que ponen los policías".

"Pensé que la habían encontrado viva, jamás me imaginé ese final. No quería pensar eso", relató Alina. La confirmación llegó minutos más tarde de la mano del jefe de policía quien les aseguró que el cadáver que había sido encontrado pertenecía a la joven buscada. El cuerpo sin vida de María Fernanda Chicco fue hallado a 200 metros del cruce de la ruta 34 y la 17, en dirección a Santiago del Estero, en medio de una hilera de negocios y galpones que hay a la vera de la ruta.

fb-img-1640803369750-jpg-57855992 

"A Fer la encontraron en un lugar en el que no se veía a simple vista, porque su cuerpo estaba escondido en medio de los postes de madera apilados, con la bicicleta encima", manifestó Alina. 

En medio del inicio de una ardua investigación, la filmación de una cámara de seguridad de la zona resultó fundamental para echar luz sobre la causa de muerte de Fernanda. En la grabación que fue clave para dilucidar el crimen, se muestra una secuencia de forcejeo entre Karen y Fernanda.

Según la investigación, Ñañez le envió a María Fernanda un mensaje desde el celular de su novio, haciéndose pasar por él, para pactar un encuentro.

 La víctima llegó al lugar de la cita y allí, sin mediar palabras, la adolescente le dio un puntazo con una tijera en el cuello y después la ahorcó con un alambre de púas. María Fernanda murió en ese mismo lugar. Aunque el momento del ataque fatal no quedó registrado ya que la atacante llevó a la víctima hacia un punto ciego, el mismo día del hallazgo del cuerpo sin vida de Fernanda, la acusada quedó detenida provisoriamente en una alcaídia. Sin embargo, diez meses después salió en libertad, y desde entonces nunca más volvió a estar tras las rejas por más que en 2018 fue imputada como autora del crimen. Un odio que venía de vieja data que terminó en crimen planeado

Alina era tesigo principal del hostigamiento que sufría a diario su amiga a manos de Karen, quien diagramó meticulosamente el plan macabro para terminar con la vida de Fernanda. 

Es que cuando los investigadores ingresaron a las redes sociales de la acusada, encontraron una publicación que les llamó la atención: una foto del lugar donde ocurrió el crimen, junto a la frase “Acá vas a terminar”. De esta manera, la joven había anunciado el final de quien consideraba su rival. Según relató Alina, Karen hostigaba de manera constante a Fernanda. "Cuando la cruzaba en el recreo le decía cosas, la empujaba, o le hacía una mirada fea", puntualizó Alina. Incluso remarcó que hacía un tiempo atrás ambas habían tenido una pelea fuerte en la que Karen la habría querido atropellar a Fernanda a bordo de una moto que conducía. 

El odio desmedido y enfermizo de Karen hacia Fernanda, tenía su origen en los celos. fb-img-1640803344359-jpg-1768868546 

 Fernanda había estado de novia con Rodrigo, los dos últimos años de secundaria. Sin embargo, luego de finalizar su noviazgo, cada vez que Fernanda regresaba a Ceres, ambos se seguían viendo esporádicamente, a pesar que Rodrigo estaba de novio con Karen, contó Alina, quien además tildó de "compleja" la relación que cada una mantenía con Rodrigo, ya que "las dos sabían de la existencia de la otra". 

"El no tenía huevos, entonces nunca supo poner un freno, dejó que se arreglen entre ellas y pasó lo que pasó", sentenció Alina. La vida después de matar

Desde entonces la causa sigue sin Justicia. En primera instancia, la jueza de Menores Laura Lencinas condenó a la acusada a la pena de siete años de prisión como autora del delito de Homicidio agravado por alevosía. No obstante, en febrero de 2021, en un fallo excepcional la fiscal pidió 13 años de prisión con cumplimiento efectivo. Sin embargo, la defensa de la acusada apeló esa decisión, de manera que debe ser revisada por tres jueces de Santa Fe. Mientras tanto, la asesina está en libertad.

En diciembre de 2015, la joven se mudó a la ciudad de Rosario donde vive junto a su mamá y su hermano. Al año siguiente, es decir, en 2016, empezó a estudiar para ser técnica óptica en el Politécnico de Rosario. Sin embargo, al poco tiempo tuvo que abandonar la carrera porque a medida que sus compañeros se enteraban de su verdadera identidad, la excluían socialmente.

No obstante, en 2017 Karen comenzó a estudiar Medicina en la Universidad Nacional de Rosario (UNR).Según expresó Alina, la acusada del crimen de su amiga, "no tiene culpa por lo que hizo". fb-img-1640803351293-jpg-735448547 

 "Ella siente que tiene que vivir su vida", remarcó. 

"Yo creo que ella sintió que pudo empezar con su vida, una vez que la mató a Fernanda", sentenció Alina. Por eso, expresó que la homicida hace su vida con normalidad, bajo una identidad falsa, "hasta que se enteran y la dejan de lado". Así sucesivamente. 

Incluso mucha información actualizada sobre la vida de la imputada por el crimen de Fernanda le llega a través de la cuenta oficial de Facebook que creó para no olvidar a Fernanda. Por medio de esta red social, muchas personas se enteran que Karen es una asesina, y deciden apartarse. Tal fue el caso de una joven que se contactó con Alina por ese medio y le dijo que Karen pertenecía a su grupo de gimnasio. "Cuando se enteraron quién era verdaderamente. no se juntaron más", contó Alina. fb-img-1640803351293-jpg-735448547 

En otra oportunidad, la reconocieron en una heladeria, y le empezaron a gritar "asesina"."La gente no se olvida de Fer, y siempre hay alguien que reconoce a su asesina, y se da cuenta quien es realmente", remarcó Alina.

Incluso más de una chica se comunicó con Alina vía Facebook para confiarle que habían recibido amenazas de parte de Karen, por ser exnovias de los chicos con los que ella salía. "Nadie quiere denunciar porque les da mucho miedo", manifestó. 

Pero Alina no tiene miedo. A falta de una condena firme, ella misma decidió emprender un camino que la lleve a encontrar un poco de paz. A siete años del crimen de Fernanda, y con su asesina transitando libremente por las calles de Rosario, aseguró que "es lo que les queda", mientras espera que la Justicia actúe.

"Es mucha gente la que nos apoya. No se olvida tan fácil la sonrisa de Fer", concluyó.