Una policía será juzgada por desnudar a dos mujeres y obligarlas a hacer sentadillas

Untitled-1-5

Una policía de Puerto Madryn, Chubut, será juzgada acusada de cometer vejaciones contra dos mujeres, a quienes hizo desnudar y hacer sentadillas en la comisaría en la que habían sido demoradas por violar el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO) por la pandemia de coronavirus en marzo de 2020.

La acusada es la agente de policía Sofía Herrera, quien comenzará a ser juzgada el 22 de marzo por los dos hechos que le imputa la fiscal chubutense Mabel Covi, quien instruyó las causas.

De acuerdo con la acusación, el 23 de marzo de 2020, cerca de las 21, una mujer fue ingresada a la comisaría tercera de Puerto Madryn tras ser demorada por violar el ASPO.

Según denunció luego la demorada, la agente Herrera la condujo al baño de la dependencia con el fin de realizarle la requisa personal y, una vez en el interior, “la hizo desvestir completamente y de manera prepotente y agresiva la obligó a realizar sentadillas”.

Luego de ellos, la víctima fue demorada en la sala de requisa y a las 23.45 horas se le otorgó la libertad.

Esa misma noche, según la acusación fiscal, se produjo el segundo hecho por el cual se acusa a la oficial.

También en este caso la víctima fue una mujer demorada en momentos que se encontraba en un domicilio buscando a su hijo cuando debía mantenerse aislada.

Por tal motivo fue trasladada a la comisaria, donde la policía Herrera la llevó a un baño para requisarla y, al igual que la otra víctima, la hizo “desvestir completamente, de manera muy prepotente, humillante y agresiva”.

“Una vez desnuda, de espaldas, la obliga a realizar sentadillas. Luego la encierra en la sala de requisa y a las 23.20 horas se le otorgó la libertad”.

Indicó el Ministerio Público Fiscal de Chubut.

El caso se elevó a juicio oral y la Oficina Judicial fijó fecha de inicio del debate para el 22 de marzo.

El juez será Horacio Yangüela y la calificación del delito que se le imputa a la acusada es “vejaciones”, que prevé una pena de hasta cinco años de prisión.