Gastaron $60 mil en un restaurante, discutieron por el precio y se fueron sin pagar el ticket

ticket-viral-60-lucas-1-crop1643763597925-jpg-1734428432

Un grupo de 14 personas gastó 404 libras esterlinas en un restaurante de Reino Unido y se fueron sin pagar el ticket al ver en increíble monto de la cuenta.

El equipo de mozos detrás de Rokka, un restaurante en Bromborough, Inglaterra, se sintió "desbastado" después de que varias personas se fueran el sábado por la noche sin pagar el ticket.

Según informó el portal Liverpool Echo, los propietarios y camareros publicaron en la página de Instagram del restaurante un ultimátum a sus clientes, que le hicieron este terrible paga Dios. 

“Paguen o iremos a la policía y publicarán imágenes de las cámaras de seguridad” en las redes para escracharlos.

"Desafortunadamente, esta noche tuvimos una cena de 14 personas que dejó una factura impaga de más de 400 libras esterlinas. Recibieron el mismo excelente servicio y buena calidad que todos nuestros clientes de pago esta noche”.

265023078-322828286513331-8332986081230046792-n-jpg-325298747 Comenzaron en su descargo.

Christina, una trabajadora del restaurante estafado, que ayudó a atender al grupo el sábado por la noche, comentó que la reserva se había hecho originalmente para 10 personas. Sin embargo, cuando llegaron 14 personas, los mozos movieron mesas y sillas para acomodar a los adicionales.

Otro de los propietarios del local gastronómico contó: 

"Somos una empresa independiente muy pequeña. Rechazamos a las personas porque no teníamos espacio". 

Luego se lamentó en su descargo: 

“así que hemos perdido clientes de pago y también hemos perdido 404 libras esterlinas”.

Cuando llegó la cuenta, Christina contó que los cuatro hombres del grupo se acercaron al mostrador para pagar en lugar de esperar en su mesa a que se la trajeran. Mientras tanto, el resto del grupo salió del restaurante y subió a los autos afuera.

"Cuando pidieron la factura, vieron el precio, procedieron a regatear el monto de la factura, diciendo que no pagarían eso".

Sostuvo Christina. 

"Todo lo que estaba en sus platos se había ido. No había sobrado comida, no dejaron nada".

Dijo en relación con la especulación de que, tal vez, alguno no haya estado conforme con lo que habían pedido, pero no fue así.

"Es solo al pagar la factura que ocurre el problema".

Afirmó la mujer, quien luego contó: 

“Les dije (a los comensales) que 'no necesitan un cajero automático, porque aceptamos pagos con tarjeta'”. “Cuando me di la vuelta para dirigirlo de regreso al restaurante, se sube a un automóvil y se va”.

Detalló.

Christina dijo que el hombre llamó al restaurante después de irse anoche para disculparse y dijo que regresaría al restaurante a las 11:30 de la mañana con el dinero de la cuenta. Sin embargo, fue una promesa vacía, ya que el hombre nunca apareció.

"Nos sentimos realmente desahuciados, trabajamos extremadamente duro".

Agregó Christina, quien agregó: 

"Se llama hospitalidad por una razón. Queremos que entres, queremos que la pases bien. Si hay un problema, queremos solucionarlo, pero cuando tenemos mesas así, afecta al resto del restaurante y a todos los empleados".