Quiso oficializar su noviazgo, preparó sandwiches de mortadela para toda la familia y ella se espantó: “Me dejaron por ser pobre”


Las relaciones sentimentales pueden finalizar por infinidad de razones. Puede suceder que, simplemente, se apaga la llama del amor, o que, en el peor de los casos, aparece un tercero en discordia. En medio de ese amplio espectro, un sinfín de causas puede ponerle el punto definitivo a un noviazgo, pero seguramente ninguna tan curiosa como la que ocurrió en La Rioja.

 

Es que un hombre publicó que su pareja lo dejó por prepararle sándwiches de mortadela como cena, en la oficialización de la relación ante su familia. “Me dejaron por ser pobre”, se lamentó el abatido muchacho, cuyo nombre no trascendió, a través de las redes sociales. Rápidamente, su caso se viralizó.

 

"Me gustaría que por medio de esta publicación sepan que cuando conozcan a alguien les vayan de frente, diciendo la vida que tienen", comentó quien se gana la vida como cortador de pasto, ocupación que, al parecer, le ocultó a su flamante conquista por miedo al rechazo.

 

La historia, según contó, comenzó el pasado 24 de diciembre, cuando conoció a la mujer en cuestión en un boliche riojano y rápidamente el amor nació. O al menos eso creyó.

 

De acuerdo al relato del joven, todo parecía marchar por los carriles ideales. Los continuos encuentros entre ambos eran muy satisfactorios y llegó el momento de dar un nuevo e importante paso: presentarla ante su familia.

 

La joven, en apariencias entusiasmada, accedió, pero la romántica historia no tendría un final feliz. El muchacho destinó algunos de los pocos pesos que le deja su actividad, descontando los gastos con sus estudios, para preparar el frugal menú: sándwiches de mortadela y queso, con gaseosa cola.

 

Pensó él que sería una combinación ideal para este especial encuentro, como lo es, sin dudas, para infinidad de paladares, hasta los más sofisticados. Sin embargo, se equivocó. La chica, aparentemente, recibió una foto que el muchacho le envió del plato y que circulaba desde hace un tiempo en internet, y no sólo rechazó el manjar, sino que, además, decidió cortar con la incipiente relación de unas semanas de duración.

 

"Quizás si yo le hubiese contado que era un simple cortador de césped ella no se hubiera fijado en mí, ni yo haberme enamorado de ella. Seguramente ella va a ver esta publicación, por eso no quiero dar nombres", justificó el decepcionado sujeto tras la ruptura.