Policías le dispararon en la cara cuando volvía de trabajar: Perdió la visión de un ojo y tiene comprometido el otro

Esteban López, de 25 años, regresaba del trabajo en moto cuando fue interceptado por un patrullero en la localidad bonaerense de Rafael Castillo, en La Matanza, y sin mediar palabra, los dos policías a bordo lo balearon. Como consecuencia de los escopetazos, perdió la visión del ojo derecho y podría hacerlo también del izquierdo, dijo.

Acompañado de su abogado, Esteban contó a este medio que todo ocurrió el pasado viernes 17 de diciembre cerca de las 18 cuando "iba con un amigo en la moto, el patrullero se nos pegó atrás, pensamos que querían pasar, los dejamos pasar y ahí nos dispararon".

La versión policial indicaba que el móvil del Comando de Patrullas del partido de La Matanza se puso casi a la par del rodado y los policías aparentemente le hicieron señas para que detengan la marcha, pero como los jóvenes no aminoraron la velocidad y pretendieron continuar, uno de los efectivos efectuó disparos de escopeta cargada con postas de goma.

"En ningún momento dieron la voz de alto, empezaron a tirar de la nada".

Dijo el joven, quien indicó que "iban despacio" con el rodado rumbo a la casa de su suegro y el patrullero "encendió la sirena"

"Nos asustamos porque nos pisaban. Ni bien me dispararon, perdí la visión y me tiré al piso".

Aclaró.

Al caer, López, que manejaba, sufrió graves heridas en el rostro. Por el impacto de los proyectiles, perdió la visión completa del ojo derecho mientras que la vista del izquierdo aún está comprometida.

"La verdad que estoy muy mal por esto. No puedo hacer nada, con el ojo que veo me mareo, me cuesta caminar, no puedo hacer nada solo".

Detalló.

Y denunció: 

"Los policías se reían mientras mi suegro les reclamaba lo que habían hecho. A mi amigo le dispararon en la cien y está muy asustado".

El hecho comenzó a ser investigado por la Ayudantía Fiscal de Delitos de Gravedad Institucional que caratuló el expediente como “lesiones gravísimas calificadas por ser miembros de una fuerza de seguridad”.

Los dos policías fueron detenidos a disposición del Juzgado de Garantías 1 de La Matanza, que ordenó que las pericias al patrullero y a las armas tipo Ithaca utilizadas, así como los análisis de las cámaras de seguridad, sean realizados por personal de la Gendarmería Nacional Argentina.