PINAMAR: ¿Cuánto le cuesta a una familia tipo pasar 15 días en un balneario?


En los últimos días el mundo volvió a alarmarse por la aparición de la variante Ómicron de coronavirus. Según advirtió la Organización Mundial de la Salud (OMS) presenta “un riesgo muy elevado” para el mundo y aún hay muchas incógnitas en torno a ella.

Si bien aún no se sabe qué tan esparcida está la nueva variante en el mundo, la OMS dijo que la probabilidad de una mayor propagación potencial a nivel mundial es alta. En este escenario no extrañaría que muchas personas prefieran viajar a destinos cercanos en vez de hacer grandes viajes hacia el extranjero.

Revelaron los costos que tendría que realizar una “familia tipo”; padres y dos hijos menores de 12 años, para vacacionar por 15 días en Pinamar, una de las playas más hermosas de la Costa Atlántica que se destaca por sus bosques de pinos.

En caso de que no tengan automóvil, los argentinos podrían viajar hacia este balneario en micro de larga distancia. Según la disponibilidad de boletos a la hora de hacer esta nota que figuran en el sitio Plataforma10, la familia podría viajar desde Retiro hacia Pinamar en categoría semicama por unos $11.520. Para volver, sólo podrían hacerlo en el servicio de cama ejecutivo por unos $13.320.

Es decir que solamente para desplazarse hacia y desde Pinamar deberían invertir unos $24.840. Por supuesto que muchas familias eligen viajar a la Costa Atlántica en su propio vehículo, no sólo porque resulta más económico, sino porque además es más cómodo para desplazarse dentro del mismo balneario. En ocasiones, los hospedajes no son cercanos a las playas y puede tomar una buena media hora de caminata llegar hasta ellas.

Según el sitio Booking, una familia como la que se definió podría hospedarse desde el 16 hasta el 31 de enero en un apart hotel por un total de $653.648, el hospedaje incluiría un departamento entero con una cama doble y una litera para los dos niños. El precio es de los más competitivos que existen en Pinamar pero tiene la desventaja de que está ubicado a 1,4 kilómetros de la playa. Sin embargo el hospedaje elegido, además de ofrecer wifi gratis, TV, acceso a jardines, y otras comodidades, cuenta con cocina incluida, lo que le permitiría a la familia comer en el departamento y no gastar demasiado en salir a restaurantes o bares.

En base a este último punto, se consideró que la familia de 4 integrantes querrá cenar en uno de los paradores-restaurantes con vista a la playa al menos una vez. Para esta cena, se consideró que una “familia tipo” consumiría dos gaseosas, dos aguas minerales, una botella de vino, una entrada, dos platos principales, dos menús infantiles y 4 postres.

En el bar de playa El Dorado, los precios para una cena de estas características son, al momento de escribir esta nota, $180 por cada Coca-Cola, $180 por cada agua mineral, $1.350 una botella de El Esteco malbec -vino de precio medio dentro de la carta del restaurante-, $1.580 por una porción de rabas a la provenzal, $1.730 por un abadejo salseado con puré de calabazas, $2.020 por una Bondiola Caramelizada con batatas fritas, $830 por una milanesa con papas fritas para uno de los niños y $730 por unos ñoquis con fileto para el otro, $350 por una mousse de chocolate para cada adulto, y $330 por un flan con crema y dulce de leche para cada hijo. En total, la cuenta sería de $6.740, y si se agrega una propina de $600, el monto final sería $7.340.

Si además de esta velada con vistas a la playa la familia deseara comer fuera unas 5 veces más en algún restaurante del centro de Pinamar, por ejemplo en Frida Café, gastarían unos $17.040 , si consideramos que en tres ocasiones los 4 comieron un menú de mediodía, que incluye un plato y una bebida -gaseosa, agua saborizada o agua- por $780; y en en dos ocasiones fueron a cenar, en una de las cenas los niños comieron una pizza de muzzarella por $620, y los adultos comieron ñoquis con bolognesa por $710 cada plato, los menores de edad bebieron dos gaseosas por $170 cada una y los mayores una Stella Artois de litro por $580. En la otra cena, se considera que bebieron lo mismo pero que los 4 cenaron milanesa napolitana con papas fritas por $950 el plato.

Ahora bien, otros consumos típicos de la Costa Atlántica son los churros que se venden en la playa. La docena de los clásicos rellenos de dulce de leche se vende a $600. Si consideramos que la familia consume una docena cada 3 días, estarían comprándolos en 5 ocasiones, es decir que gastarían $3.000 en estas célebres facturas.

Por último, para componer esta canasta turística, el Parador 74 mencionó sobre algunos precios de productos básicos de supermercado. 

A continuación el detalle de los productos y sus cantidades seleccionadas: 5 litros de leche, 30 huevos, 4 paquetes de galletitas surtidas marca Diversión, 1 kilo de entraña, 2 kilos de vacío, 2 kilos de tira de asado, un pollo de 2 kilos, 500 gramos de queso mozarela La Manssa, 1 kilo de arroz Gallo oro, 4 lechugas, 2 kilos de tomates redondos, 2 kilos de naranjas para jugo, 2 kilos de bananas y 2 kilos de papas blancas. Según las tarifas que comunicaron a este medio, una compra de tales características en ese supermercado costaría unos $11.245.

Al pasar todo en limpio y hacer la suma final, la canasta turística para que una familia de 4 integrantes -dos adultos y dos menores de 12 años- viajen por 15 días durante la última quincena de enero de 2022 a Pinamar es de $717.113 en total. En caso de que la familia se desplace en automóvil particular, el precio descendería a $692.273, pero se debería sumar el consumo de combustible.

Vale la pena aclarar que todos los precios de esta nota fueron consultados al momento de su realización, por lo que es posible que varíen en el futuro, además de que fueron consultados en comercios específicos, por lo que en Pinamar pueden encontrarse los mismos productos y/servicios a precios más elevados o más bajos. Además, la canasta fue hecha según conjeturas y sólo debe considerarse como una posible guía de consulta o ayuda.

Otra cosa que los argentinos deben considerar a la hora de viajar dentro del país es que sigue siendo necesario desplazarse con el Certificado de Turismo y se deben seguir respetando los protocolos sanitarios para continuar luchando contra una pandemia que si bien aflojó, aún no ha llegado a su fin.