La funeraria le entregó por error las cenizas de una persona que no era su padre y casi terminan a las piñas

urna-cenizas-pequena

Un indignante episodio se registró durante las últimas horas en una casa de sepelios de La Plata, luego de que un grupo de hermanos denunciara haber recibido por error las cenizas de una persona que no era su padre. 

Mariano y Marcos Ferrer dieron cuenta del calvario que les tocó atravesar tras la muerte de su papá: además de recibir los restos de dudosa procedencia, aseguraron haber sufrido insultos y agresiones por parte del personal de la funeraria. En ese marco, decidieron difundir lo ocurrido para que no le ocurra a nadie más.

Según contaron, todo comenzó el pasado 19 de diciembre con el fallecimiento de su padre, Daniel Estanislao. 

La familia contrató el servicio de Río Sepelios, una casa con dos sedes: una en 44 y 26 y otra en 24 y 45. En este marco, precisaron que el día lunes 20 realizaron el pago total por el velatorio, el cual se realizó al día siguiente, de 17 a 20. Luego, acompañaron los restos del cuerpo hasta el Cementerio Parque La Plata, en Ruta 36, donde no pudieron entrar por el protocolo vigente de coronavirus. En ese momento, les dijeron que los llamarían cuando estuvieran las cenizas, lo cual ocurrió el miércoles 22 de diciembre. Allí comenzó el calvario.

Mariano fue el primero de sus hermanos que se dio cuenta de la irregularidad de la situación cuando, al abrir la urna con las cenizas, se encontró con un papel que llevaba otro apellido y no el de su papá. Al llamar a la casa de sepelios para informar lo que había ocurrido, le pidieron una foto. Minutos después, recibió el llamado del cementerio invitándolo a concurrir nuevamente al lugar.


1640645369886 Cuando llegó, el hombre que lo atendió le mostró cómo trabajaban y le aseguró que tenían estrictos estándares, por lo que el error tenía que haber sido de la funeraria. Más allá de esta situación, el joven les pidió que le reintegraran lo que pagó por el servicio: 

"En cualquier caso, hay una situación irregular que genera un malestar. De mínima pedí que me reconocieran lo que había pagado y me dijeron que me podían dar el 10% porque el resto era de Río Sepelios".

Explicó Mariano.

Tras recibir la devolución de esa suma, se trasladó a Río Sepelios y allí fue donde se desencadenó el escándalo: luego de reclamar y no encontrar una respuesta acorde a lo sucedido ni conseguir el resarcimiento económico, la situación se fue de las manos. En medio de una llamada de uno de los empleados con otro cliente, Mariano escuchó el apellido que había encontrado en la urna de su papá e instintivamente se acercó al mostrador y gritó "tengo los restos de tu señora".

Esto provocó la furia del trabajador, quien se levantó de su asiento y le dijo

 "¿qué hacés, no ves que hay COVID?".

Le tiró Raid en la cara y pateó las cenizas que se esparcieron por todo el piso: 

"Yo entré en furia, él salió del escritorio, pateó las cenizas que volaron por los aires en una escena dantesca y me dijo 'ahí tenes los restos'".

Detalló el joven a este medio. Las cenizas fueron barridas por otro empleado que las volvió a meter en la urna y se las dio.

Indignada por la situación, la familia se dirigió a la comisaría Cuarta, con jurisdicción en el lugar, donde radicó la denuncia correspondiente. Por otra parte, este medio se comunicó con Río Sepelios para tener su versión de los hechos, pero el personal del lugar contestó que no estaban al tanto de lo sucedido.

La historia quedó irresuelta y los damnificados seguirán reclamando que les devuelvan el monto total que pagaron por el servicio y las cenizas de su papá.