Su hija de 11 años se autolesionaba, la llevó al psicólogo y descubrió que su pareja abusó de ella

Gisela es una joven mamá de tres hijos, con quienes vive en San Miguel, Buenos Aires, y está pasando por un momento muy doloroso. Hace algunos meses descubrió que su nena, quien ahora tiene 12 años, se realizaba cortes en sus piernas y brazos. Al sentir que el problema la desbordaba, pidió ayuda de una psicóloga y semanas después, la pequeña le confesó a la profesional que había sido abusada por la pareja de su mamá.

"Estaba en pareja desde febrero del 2020. Hace pocos meses que esta persona casi convivía conmigo, era muy raro cuando se iba de casa. Yo tengo tres chicos y no los dejaba con él excepto una corrida hasta el colegio, jamás los dejé con alguien que no fuese mi familia o con el padre".

Explicó.

La mujer comenzó notando cambios en el humor de una de sus hijas, hasta que encontró una señal más grave. 

"En octubre me entero que mi hija del medio que en este momento tiene 12 años [pero cuando habría ocurrido el abuso tenía 11], se estaba cortando en los brazos y en las piernas arriba de las rodillas. Se estaba lastimando todo el tiempo. Por eso la empiezo a llevar a la psicóloga".

Agregó la mamá.

Según relató en la denuncia policial, la pequeña no le decía por qué se cortaba, solo que lo hacía porque tenía miedo de hablar y de que como consecuencia le sucediese lo mismo a alguien más de su familia. Fue gracias a la seguridad que le brindó la profesional que la niña se abrió y contó el horror por el que había estado pasando.


"El 17 de noviembre, en la sesión, hizo un escrito en donde le cuenta a la psicólogo que mi pareja había abusado de ella. Vivimos en un barrio chico, en cuanto me enteré lo fui a buscar al trabajo a enfrentarlo. Después fui a la comisaría que está a dos cuadras y lo denuncié. Jamás lo detuvieron, él siguió con total normalidad".

El sujeto señalado por la preadolescente, Ricardo, tiene 29 años y es oriundo de la ciudad de Tupungato en Mendoza, aunque vive en el partido de San Miguel. 

"Mi hija no habla conmigo al respecto, solo se ha abierto con la psicóloga. Aparentemente el abuso habría ocurrido una sola vez y recién lo descubrimos hace dos semanas, creemos que con el tiempo va a contar más".

Finalmente, la mamá pidió que la causa se agilice ya que el hombre vive a pocas cuadras de ellas y actualmente hace una vida normal. 

"Necesito que este caso se haga público porque necesito Justicia y siento que los tiempos de la Justicia son muy lentos. Creo que solo la condena social no basta".

Sentenció.