Mataron a un repartidor de pollos: Investigan si se trató de un asalto o ajuste de cuentas

Un adolescente de 14 años y un joven de 29 fueron apresados en una causa caratulada "homicidio". Su presunta víctima, el repartidor de pollos Armando Rogelio Alegre, de 45 años, quien fue asesinado de un balazo en la cintura en la mañana del lunes último cuando cumplía con su trabajo en la localidad bonaerense de González Catán, partido de La Matanza.

Los investigadores, debido a que los asesinos no se llevaron el celular ni el dinero que portaba Alegre, trabajan con dos hipótesis: intento de robo seguido de resistencia por parte de la víctima y ajuste de cuentas.

El adolescente de 14 años fue detenido tras un allanamiento realizado en un domicilio de la calle Iberá al 7000, en González Catán, al oeste del Conurbano, informaron este miércoles fuentes policiales a Télam.

Por otra parte, el joven de 29, identificado como Iván Sebastián Giménez, también fue arrestado en esa localidad, en inmediaciones de la casa de su pareja, situada en el cruce de San Matías y Céspedes. 

El crimen ocurrió en la mañana del lunes cerca de una carnicería ubicada en Barrientos al 3400, en el barrio El Talita, hasta donde llegó herido el repartidor de pollos, tras escapar de los delincuentes en sentido a su casa.

Alegre, como pudo, golpeó al persiana de al carnicería pidiendo auxilio. Poco antes de desmayarse, llegó a contarle al dueño del local que fueron tres sus atacantes.


El hijo del repartidor cree que el móvil fue "un intento de robo"

Por su parte, Francisco, hijo de la víctima, contó que llegó a socorrer a su padre y trasladarlo hasta el Hospital Zonal General de Agudos Simplemente Evita, donde falleció producto de la herida de bala en la cintura.

“Me encontré con mi viejo tirado en la vereda, sangrando, quejándose de los dolores. Lo primero que hice fue levantarlo para llevarlo al hospital”.

Relató el joven este miércoles en diálogo con el canal Todo Noticias (TN).

Francisco, al expresar su hipótesis sobre el móvil del crimen, sostuvo: 

"Yo creo que fue un intento de robo, porque (mi padre) estaba repartiendo mercadería. Hago reparto con él, conozco el recorrido y es peligroso el barrio”.

“Todos los días en la tele vemos que matan gente trabajadora y hoy me toca perder a mi viejo por nada, porque no le robaron nada”.

Finalizó.

La investigación del caso quedó a cargo en primera instancia de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) especializada en Homicidios del Departamento Judicial de La Matanza, a cargo del fiscal Gastón Duplaá.

Como hay un menor detenido, intervino también el fiscal Pablo Insúa, de la UFI de Responsabilidad Penal Juvenil N°1, del mismo partido bonaerense.




Publicar un comentario