HORROR EN HURLINGHAM: Murió una niña de 5 años y detuvieron a sus padres por los golpes que tenía en el cuerpo

 


Una niña de 5 años murió ayer en un centro de salud de la ciudad bonaerense de Hurlingham pese al esfuerzo de los médicos por reanimarla. Como la menor presentaba múltiples hematomas en el cuerpo, la Justicia dispuso que sus padres queden detenidos, sospechados por el hecho. Las primeras versiones indican que la niña podría haber sido víctima de un abuso, hecho que la autopsia intentará determinar.

 

Ayer por la mañana, la niña llegó en brazos de su papá a la Unidad de Pronta Atención (UPA) ubicada en la localidad de William Morris, al oeste del conurbano. El padre les dijo a los médicos que, supuestamente, la menor se había “atorado” con comida en su casa, en Villa Tesei.

 

Tras ello, de acuerdo con fuentes de la investigación, la víctima llegó a ser reanimada por los especialistas, pero falleció de un paro cardiorrespiratorio y a raíz de múltiples hematomas en todo el cuerpo de larga data, que le provocaron una hemorragia interna. “Tras ser examinada, la niña presentaba golpes en brazos y piernas y algunas lesiones compatibles con abusos”, indicaron las fuentes consultadas.

 

Intervención judicial

 

La fiscal de la causa, Marina Rueda, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 12 del Departamento Judicial Morón, dispuso que en las próximas horas se realice la autopsia correspondiente para determinar fehacientemente las razones del deceso. Los investigadores sospechan que la niña podría haber sufrido un abuso dado que encontraron signos de un posible ataque sexual.

 

Al ser entrevistada por efectivos policiales, la madre de la niña refirió que su hija estaba al cuidado de su padre antes de ser trasladada al centro de salud. Según las fuentes consultadas, el hombre, de 33 años, y la mujer, de 45, quedaron aprehendidos como sospechosos y hoy serán indagados por la fiscal Rueda en la causa que se instruyó como homicidio agravado y abuso sexual.

 

En el allanamiento realizado en el domicilio donde la niña vivía junto a su familia se secuestró una funda de almohada con manchas hemáticas, dos prendas íntimas de la menor y un cuaderno con dibujos. Se dispuso además una prueba de luminol dentro de la vivienda. La fiscalía requirió también que se practique un reconocimiento médico legal para la hermana de la víctima, de 8 años.

 

Los investigadores establecieron que la madre había denunciado a su pareja al menos una vez, el 23 de agosto de 2019, en la comisaría de la Mujer y Familia de Hurlingham por violencia familiar. Intervino entonces el Juzgado de Familia de Morón.

Publicar un comentario