Escalofriantes detalles de la autopsia a la cadete de policía asesinada por su ex novio

A sangre fría. Así fue el femicidio de Claudia González, asesinada por su ex novio, el agente de Seguridad Vial Iván Leguizamón (28), en el kilómetro 130 de la Ruta 90, al sudoeste de  Santa Fe, según reveló el informe de la autopsia al cuerpo de la mujer. Tanto el acusado, como otros dos efectivos que lo acompañaban, fueron detenidos con prisión preventiva.

En la audiencia de medidas cautelares realizada este miércoles en los Tribunales de Melincué, el fiscal Julián Cochero detalló que la mujer fue asesinada de "un disparo que ingresó por el parietal derecho y tiene orificio de salida por debajo de la aurícula izquierda". 

Además, indicó que no hay signos de defensa por parte de la víctima, "sólo un leve movimiento para correr la cabeza", por lo que el femicida efectuó el disparo a quemarropa y sin posibilidad para la joven de poder defenderse. “

’Vino a matarla’.

Dijo el marido de ella, en una declaración terrible del hecho”, enfatizó el funcionario judicial.

Esa afirmación coincide con la de la abogada querellante de la familia González, Carolina Walker Torres, que contó al sitio El Litoral que el marido de la víctima había accedido a que Leguizamón hable con ella “porque lo notó tranquilo” y que “actuó consciente de lo que hacía”.

Tras la exposición del fiscal Cochero, la jueza Silvina Marinucci hizo lugar al pedido de prisión preventiva no sólo para Leguizamón, sino también para los otros dos efectivos que lo acompañaban, a quienes les concedió la detención por 90 días.

Los tres agentes habían sido imputados el último domingo por los delitos de homicidio doloso calificado (por ser perpetrado por un hombre contra una mujer mediando violencia de género; por relación de pareja y por abuso de la función de fuerzas de seguridad) y tentativa de homicidio agravado (por abuso de la función de fuerzas de seguridad). 

A Leguizamón le atribuyeron las calificaciones penales en calidad de autor, mientras que a los otros dos policías investigados como “partícipes secundarios”.

El brutal femicidio, que conmocionó a las localidades de Las Cañás y Elortondo, ocurrió cerca de las 11.30 del pasado sábado cuando González, cadete de policía, viajaba en un Peugeot 307 azul junto su ex esposo y papá de su hijo de ocho años, con quien decidió volver tras separarse por un tiempo. 

Los investigadores establecieron a través del relato de los testigos que Leguizamón vio a la pareja mientras realizaba un operativo de tránsito y decidió perseguirlos en un patrullero. Al interceptarlos, empezó a hacerles señas de luces, con la sirena encendida, hasta que los obligó a frenar el vehículo en la banquina.

El acusado le pidió a la víctima hablar a solas y en ese momento, la ejecutó de un disparo en la cabeza. Después abrió fuego dos veces para tratar de matar a la pareja actual de su ex, que logró sacarle su arma reglamentaria mientras forcejeaban, indicaron fuentes policiales y judiciales a medios locales.





 

Publicar un comentario