Cuatro mujeres murieron abrazadas tras un incendio en una comisaría

Un incendio que tuvo lugar en una Brigada Femenina en la provincia de Tucumán culminó con la muerte de cuatro detenidas que fueron encontradas sin vida abrazadas entre sí, según lamentó la madre de una de las víctimas fatales. 

El trágico hecho ocurrió el jueves pasado, alrededor de las 17.30, en la ciudad tucumana de Concepción, donde perdieron la vida María José Saravia, Macarena Maylen Salinas, Micaela Rocío Mendoza y Yanet Yaqueline Santillán.

Según fuentes, habrían sido los vecinos quienes alertaron a la Policía sobre la existencia de fuego. De acuerdo al relato oficial, las fuerzas de seguridad no pudieron intervenir por la ferocidad de las llamas que impedían ingresar al calabozo. Incluso, quienes intentaron socorrer a las mujeres sufrieron principio de asfixia: siete policías resultaron heridos. 

En el marco de la investigación que se inició habría salido a la luz que el lugar no estaba habilitado para albergar a tantas detenidas, quienes vivían en condiciones insalubres.

La madre de Micaela Rocío Mendoza, una de las detenidas que murió en el incendio, denunció no sólo que el calabozo donde alojaban a su hija presentaba una situación deplorable, sino que estaba cerrado con candado al momento del incendio.

Mendoza había recibido una pena de 5 años de prisión por robar un celular, y estaba en la Brigada Femenina desde hacía siete meses por la sobrepoblación en la cárcel de Mujeres en Tucumán.

“Mi hija no era un perro. Las cuatro murieron abrazadas. ¿Cómo puede ser que los policías que estaban a siete metros de la celda no hayan escuchado nada ni salido a llamar a los Bomberos? Las dejaron morir”.

Lamentó Virginia Santana, madre de Micaela.

“Ella tenía condena por cuatro años y seis meses por un hurto simple: había robado mercadería de un súper. Ella estaba cumpliendo su pena y ahora está muerta. Tenía condena, pero no por eso pueden tratarla como a un animal, merecía respeto como cualquier persona, no la muerte”.

Le dijo Aurora del Carmen Astorga al medio local La Gaceta luego de la muerte de su nieta María José Saravia.

La joven tenía además dos hijas de 7 y 3 años que al momento quedaron a cargo de su abuela. De acuerdo al relato de la mujer, su nieta tenía problemas con el alcohol y las drogas. 

Por el momento, el hecho es materia de investigación. De acuerdo a lo que sostiene la Policía, el incendio se habría originado porque una de las reclusas lanzó un objeto a un foco que generó un cortocircuito. 

“Hemos puesto todo a disposición de la fiscalía interviniente y de los peritos, a fin de determinar las circunstancias del hecho”.

Aseveró el ministro de Seguridad tucumano, Claudio Maley.

Por el incendio fueron pasadas a disponibilidad la jefa de la Brigada y tres policías que integran el equipo femenino mientras la justicia investiga los móviles del hecho. Desde el lado de los familiares de las víctimas, sostienen que las reclusas reclamaban mejores condiciones dentro dentro del establecimiento, remarcando que no estaba en condiciones edilicias ni espaciales para albergar a las víctimas. 



Publicar un comentario