Vendió su auto y lo mataron porque no arrancaba


Domiciano Isolini (50) estaba en la plaza con su nieta de cinco años cuando apareció Gonzalo Joel Taborda (20), quien reiteró el mismo reclamo por el que lo llamaba en los últimos días: el auto que le había vendido no funcionaba. El hombre volvió a negarse a devolverle el dinero y en esas circunstancias, fue apuñalado en el corazón y murió.

El sangriento asesinato ocurrió cerca de las 11 de este sábado a metros de la casa de Isolini, en la esquina de las calles Víctor Hugo y Urquiza, en la localidad de General Rodríguez, en la zona oeste del Gran Buenos Aires.

Domiciano era almacenero y tenía cinco hijos de 12, 14, 29, 31 y 32 años. Tiempo atrás, él decidió vender su Chevrolet Corsa modelo 2007 a 140 mil pesos, por lo que lo difundió entre sus amigos y conocidos hasta que Taborda quiso comprarlo.

"El auto estaba en condiciones, pero había que arreglarlo. Mi papá, como a él lo conocemos desde bebé, está empezando, tiene un hijo chiquito, lo quiso ayudar y se lo vendió por 80 mil pesos. Quedaron en que se lo iba a terminar de pagar en cuotas".

Contó Soledad Isolini (29), hija de la víctima.

La venta fue concretada hace una semana. Domiciano utilizó parte del dinero de la compra para arreglar el auto y se lo entregó, contó la hija a Clarín. Así comenzaron las discusiones telefónicas y por WhatsApp porque el auto no arrancaba. 

"Mi papá se lo vendió y le explicó que era un auto para arreglar, además parte de la plata la había gastado en repararlo para entregárselo en condiciones. Se lo llevó de acá andando. No sé qué pasó".

Explicó Soledad.

El asesino es familiar de la víctima. Él se crió junto a un hermano de Domiciano y compartieron reuniones familiares y encuentros toda su vida. Soledad aseguró que Gonzalo, padre de un bebé de 6 meses, es un pibe callado, tímido y reservado, por lo que nunca pensaron reacción semejante.

"Mi papá lo quiso ayudar, por eso se lo vendió a ese precio, el auto estaba para arreglar. Pero más allá de todo, era una persona de la familia, no iba a pelearse por plata. Yo creo que por eso no se pudo defender, porque no se imaginó nunca una reacción como esta".

Reflexionó la joven, que todavía espera el resultado de la autopsia para poder despedir a su papá.

Los gritos de la nieta de Domiciano fueron los que alertaron a sus familiares lo que ocurrió esa mañana en que fue asesinado. Los vecinos lograron detener al acusado a una cuadra del lugar; mientras la víctima fue trasladada de urgencia y en grave estado a un hospital cercano en un vehículo particular, y pese a las maniobras de reanimación finalmente falleció.

Efectivos de la Comisaría 1° de General Rodríguez iniciaron las actuaciones por el crimen y preservaron la escena hasta la llegada de los peritos de la Policía Científica.

Gonzalo será indagado en las próximas horas por la fiscal Gabriela Urrutia, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 10 descentralizada de General Rodríguez. Además, ordenó practicarle la autopsia al cuerpo, que podría realizarse recién este lunes.


Publicar un comentario