Trío mendocino: Mantienen una relación de poliamor, agrandaron la cama y buscan que las mujeres queden embarazadas al mismo tiempo

 

 

Una pareja llevaba adelante una relación "convencional", hasta que después de un tiempo descubrieron que también amaban a otra persona en común y que sólo se sentían "completos" como trío. Así comienza la historia del trío mendocino que se animó a contar la relación de poliamor.

 

Maira Fernández comenzó a trabajar en un call center manejado por Eliana Cuchietti y Nazareno Fernández, quienes llevaban adelante una relación que combinaba, sin conflictos, el amor y el trabajo.

 

Según el diario Los Andes, Maira estableció un vínculo amistoso con la pareja. “Afines en todo, parecía que las 10 horas que compartían juntos no bastaran. Había siempre una salida que los divertía, una charla, una comida juntos. Pero notaron -con esa incomodidad propia de no saber lo que sucede- que todo era mejor cuando lo compartían entre los tres. Sí: todo. Sí: entre los tres”, recuerda el periódico.

 

Nazareno, hoy de 41 años, rememora: “Empezó todo como un relación laboral, luego de amistad, y ahora, de amor. Empezamos a ver que sentíamos cosas que no entendíamos”, apunta Maira, hoy de 23.

 

“Los tres nos juntábamos sin problemas, pero si yo me juntaba sola con Eli, extrañábamos al otro. Algo estaba pasando”, amplía. Eliana, a su turno, completa la idea: “Si éramos sólo dos, en cualquier cosa que hiciéramos nos hacía falta el otro. Eso fue llevando a plantear cómo seguíamos adelante”.

 

Claro que el costado romántico y erótico puede resultar pleno, pero tiene sus exigencias prácticas que los llevó a algunos desafíos. Como duermen juntos -y algo más– tuvieron que pensar en cambiar la cama. “Tuvimos que comprar una cama más grande, porque con la otra se nos hacía imposible”, reconoce entre risas Maira. 

Y agrega: “Teníamos una de dos plazas y murió, se rompieron todos los resortes. Para colmo, cuando compramos la nueva, era tan grande que no entraba por la puerta”. 


Una vez asumido todo, Nazareno dice que casi no tuvo conflictos cuando hizo saber de su nueva relación a su padre. “Él siempre acepta lo que yo hago”, se ríe. Pero también tiene tres hijas (“cada una de distinta madre, no es hombre de una sola mujer”, bromean Maira y Eliana), y las dos mayores saben de la relación, aunque la más pequeña aún no.

 

Distinto fue lo que vivieron Eliana y Maira. “Hoy en día podemos compartir todo, pero en un primer momento, decírselo a mis padres me costó un poco, porque sabía que era un paradigma distinto. Pero una vez que se los dije, lo aceptaron”, explica Eli.

 

El deseo de formar una familia

 

“Sí, nos gustaría ser papás. Lo tenemos ya planeado y diagramado (risas)… pero todavía es muy pronto”, dice Nazareno.

 

"Hemos hablado y queremos quedar las dos embarazadas al mismo tiempo. Nos gustaría mucho. Pero, por supuesto, no siempre se puede conseguir, así que si queda alguna embarazada de las dos antes, no hay problemas. Y ya veremos”.

 

Ese seguir adelante terminó en lo que hoy explican de este modo: “Tenemos una relación de poliamor y de tres. No mantenemos una relación abierta, no somos swingers. Somos un trío y nos amamos”.

Publicar un comentario