MADARIAGA: Le usurparon la casa de su madre, vive en un pequeño departamento y reclama que no le vendan las cosas

Oscar Eber Funes se comunicó con CNM para hacer visible su reclamo: hace 3 años y 8 meses su madre falleció y, quién era la pareja de ella, pidió un tiempo prudencial para dejar el sitio aunque nunca se mostró con interés de salir de la morada y todo derivó en un juicio por usurpación.


En diálogo con CNM Radio, el denunciante asegura que a pesar de los retrasos judiciales la definición en su favor está a punto de salir y, por eso, ha notado que todos los bienes materiales que están en la casa y el local que funcionaba como despensa se han puesto a la venta en internet.

 

La casa queda en Echeverría 486 y hasta 1984 perteneció al padre de Oscar Funes. Cuando éste falleció se hizo una sucesión en donde se dividió en partes iguales entre su madre y el. Al fallecer su progenitora en diciembre de 2017 todo pasó a ser del único hijo de la pareja original.

 

La madre ya había formado pareja con un hombre oriundo de General Guido. Como la relación era buena decidió dejarlo vivir allí mientras buscaba un nuevo sitio. Los meses pasaron y cuando se hizo el intento por alquilar el local que funcionaba como despensa comenzaron las rispideces entre ambos.

 

Este señor se apoderó de todo. Él lo único que decía que le permitiera hacer un galpón para llevarse su cosas. Tenía una cama colchón y unas herramientas y hasta le dije que le daba mesas y sillas. Pero se quedó Y me destrozó psíquicamente. Estoy con problemas cardiacos por la bronca.

 

Hoy Oscar reniega de las demoras judiciales, el daño que sufre la propiedad y los derechos que tiene el usurpador por sobre los suyos. “Estoy desocupado soy un indigente con una propiedad que tiene un valor bastante bueno. Ahora vivo en un departamento de 2 x 5”, asegura.

 

Elementos en venta

 

La furia de Oscar estalló a inicios de esta semana cuando vio en páginas de clasificados todos elementos que su padre había comprado para la despensa a la venta. Una heladera, cortadora de fiambres, estanterías y balanzas estaban publicadas y eran ofrecidas. Las reconoció enseguida y decidió salir a quejarse públicamente.

  

La vivienda la voy a conseguir y sé que me va a sacar las puertas. Pretendía ir a hacer el duelo a la casa de mi madre pero no pude porque se la quedó un extraño.

 

Hay recuerdos, fotos, muebles y bienes que valor agregado para Funes que posiblemente hoy no estén más debajo de ese techo. “Cuando la justicia no ayuda ya es injusticia”, dice el hombre que hoy tiene problemas de movilidad a causa de las enfermedades que se le han disparado a causa del disgusto.


Publicar un comentario