El empresario que organizó una fiesta clandestina en Nordelta, tiene una condena por la muerte de 6 personas


La Policía bonaerense llegó el sábado a una lujosa casa del barrio privado Nordelta para poner fin a una fiesta clandestina en la que 70 invitados, algunos de ellos famosos, bailaban al aire libre, sin respetar distanciamientos ni usando barbijos en el medio de la segundad ola de contagios por el coronavirus.

Cuando los agentes iniciaron el operativo, apareció el organizador de la fiesta y dueño de casa, Víctor César Chirico, quien les dijo que estaba celebrando su cumpleaños y el de su hija.

Chirico amenazó a los policías, quienes lo detuvieron y denunciaron por violar el artículo 205 del Código Penal, que establece una pena de prisión de seis meses a dos años por violar las medidas tomadas por el Gobierno "para impedir la introducción o propagación de una epidemia". 

La denuncia permitió conocer que Chirico fue condenado en 2019 a tres años de prisión en suspenso por el delito de "estrago culposo", al ser uno de los dueños de la empresa Grupo Perfil Construcciones SRL, que tenía a cargo la edificación de un Espacio Multicultural en la ciudad balnearia de Santa Teresita que se derrumbó en 2018 y donde murieron seis obreros aplastados por los escombros.

En su sentencia, dictada el 9 de mayo de 2019, la Justicia de la ciudad bonaerense de Dolores condenó a Chirico y a otras cuatro personas en un juicio abreviado y tras pagar más de 40 millones de pesos a las familias de las víctimas en concepto de indemnización.

Los jueces consideraron que Chirico fue "coautor penalmente responsable del delito de estrago culposo agravado por causar la muerte de seis personas y por poner en riesgo de vida a otras".

Tras ser condenado, Chirico no puede salir del país y tampoco presentarse a ninguna licitación de obra pública en ningún nivel de gobierno.


Publicar un comentario