Un futbolista de Villa Dálmine está grave tras recibir una puñalada en el cuello


Horas dramáticas vive Catriel Sánchez, el delantero de Talleres a préstamo en Villa Dálmine, quien fue apuñalado en la noche del sábado en un bar de la ciudad de Campana y permanecía internado en terapia intensiva.

La agresión ocurrió en el pub céntrico Cielo, sobre calle Jean Jaures, donde el futbolista estaba junto a unos amigos que habían viajado desde Las Varillas, su pueblo natal en Córdoba. En circunstancias que son investigadas, Sánchez fue atacado con una botella y recibió un puntazo en el cuello.

Por estas horas, los investigadores analizaban las cámaras de vigilancia del lugar para identificar a los agresores. En una de las imágenes puede verse al delantero de 22 años retirarse del lugar acompañado de otros jóvenes.

Tapándose la herida para no morir desangrado, Sanchéz subió a su propio auto, con el que llegó hasta el Hospital San José de Campana, donde quedó internado en grave estado.

Según informó Villa Dálmine en sus redes sociales, la situación de Sánchez cambió en las últimas horas y ahora está estable y fuera de peligro. Los médicos estimaban que podría ser extubado durante este lunes, aunque deberá continuar con su recuperación en un centro de salud de la Ciudad de Buenos Aires.

Sánchez el 12 de junio de 2015 firmó su primer contrato profesional en Talleres junto a Nahuel Bustos. En 2016, hizo su primera pretemporada. Debutó ante Gimnasia de La Plata en junio de 2017 ingresando desde el banco de suplentes.

La fecha siguiente, volvió a ingresar ante Rosario Central por la penúltima fecha del campeonato. Llegó a ser goleador del equipo de reserva pero luego fue cedido al Karpaty Lviv de Ucrania para jugar por un año con opción de compra, en 2018.

En la “T” no tuvo lugar y optó por seguir probando suerte en Dálmine, club para el que había metido dos goles este sábado en un amistoso ante Comunicaciones, el estadio de Mitre y Puccini, en Campana.


 


Publicar un comentario