Policía asesinó a puñaladas a su ex novia


El femicidio de una joven de 18 años sacudió a la ciudad de Rojas, en el noroeste de la provincia de Buenos Aires, que en la noche del lunes se movilizó a la comisaría local en una marcha que terminó con incidentes.

Úrsula Bahillo, de 18 años, fue asesinada a puñaladas en el paraje rural de Guido Spano. Según informa el medio local Hoy Rojas, el principal sospechoso es Matías Ezequiel Martínez, de 25 años, miembro de una fuerza de seguridad y ex pareja de la joven.

Martínez había sido denunciado por violencia de género y la Justicia le había impuesto una orden de restricción el 5 de febrero.

La policía de Rojas "aprehendió en flagrante delito al sospechoso, quien prestaba servicios en el Destacamento Covico del partido de San Nicolás, pero estaba con licencia psiquiátrica hace unos cinco meses , informó El Tiempo Pergamino. En TN agregaron que tras el crimen, el hombre habría intentado suicidarse con el mismo cuchillo, por lo que al detenerlo lo trasladaron al hospital Unzué.

"¡Ella gritó! Pidió desesperadamente ayuda, lo denunció, 18 denuncias hizo y se ¡le rieron en la cara! Ella dijo 'si un día no vuelvo rompan todo'; ella lo dijo, se veía muerta, que este día iba a llegar porque nunca la cuidaron, él la seguía, la amenazaba, no la dejaba en paz, ¡no podía estar tranquila nunca! ¡La siguió la secuestró y la mató! Era una muerte anunciada...", denunciaron en un posteo de Instagram que lanzó la proclama #JusticiaPorUrsula. 

Danna Villalba, autora del texto en reclamo de Justicia, dijo que no sólo Úrsula denunció a Martínez por violencia de género. 

"También fue Belén quien lo denunció, él la amenazó de muerte le apuntó con su arma delante de sus nenes, pero por suerte Belén está viva. Él violó a una nena con discapacidad, tuvo muchas denuncias de tantas mujeres que sufrieron violencia por parte de el! Las pibas sufrieron quién sabe cuántas cosas, lo denunciaron y esperaban justicia y nunca nada, tanto ellas como Úrsula querían protección, pero se la dieron a él, lo cubren, lo cuidan a él y se ríen junto a él!".

Siguió.

El asesinato de Úrsula generó protestas. Los amigos y familiares de la joven se convocaron en la Plaza San Martín y todo terminó con balas de goma, corridas y personas detenidas.

Tras la dispersión del personal policial, las personas se concentraron en la esquina de la plaza San Martin, en Avenida de 25 de Mayo y Alem.

En el marco de la protesta, una camioneta policial Toyota Hilux que estaba estacionada frente a un colegio, fue incendiada y empujada contra el edificio policial. También hubo marchas y protestas frente a los domicilios de dos fiscales y de un juez de paz.

Según un informe policial, unas nueve personas, entre ellos cuatro menores de edad, fueron demoradas por los disturbios y resistencia a la autoridad, los que serán notificados de la formación de la causa y recuperarán la libertad en las próximas horas, informó Télam.

Patricia Nasutti, mamá de Úrsula, habló en la movilización y reclamó Justicia: “Hace meses habíamos denunciado el hostigamiento de esta persona hacia mi hija, hasta un fin de semana que fuimos a la comisaria de la mujer y nos mencionaron que no tomaban la denuncia porque era fin de semana”, según detalló el sitio Rojas Ciudad. 

“Les pido que se queden hasta que bajen todas las autoridades, para que haya justicia”.

Suplicó la mujer, y agregó: 

“Mi esposo rompió todo, se lastimó, por eso estoy sola”.  

En el lugar están trabajando el personal policial, la ayudante fiscal, la doctora Nora Fridblatt y personal de la ayudantía fiscal, según informó El Litoral.




 


Publicar un comentario