Buscan por tierra, agua y aire a un nene de 3 años que desapareció en Tucumán


Las hipótesis sobre su posible destino fueron escalando con el correr de las horas de la mano con la preocupación y van desde un trágico accidente hasta un posible caso de trata. La única certeza es que su bicicleta azul apareció tirada a mitad de camino entre el fondo de la casa de una tía de Brian y la orilla del río, donde sus huellas marcaron el último rastro que se conoce de él.

Los perros de la policía fueron los que siguieron su rastro y llevaron a los investigadores a orillas del Salí, cuyo cauce creció en las últimas horas por las fuertes lluvias que castigaron la zona. Desde entonces hasta los vecinos se sumaron a la búsqueda, incluso de noche y con linternas, con el temor latente de que el nene pudiera haberse caído al río.

Sin embargo, la familia de Brian desconfía de esta posibilidad y apuntó las sospechas en otra dirección. 

“Él le tenía miedo al río, no pudo haber ido solo ahí”.

Aseguró su tía, Maria Galván, en diálogo con el periodista José Inesta de TN.com.ar. 

La mujer destacó además que el nene es “muy obediente” y que nunca salía ni iba a ningún lado “sin pedir permiso”.

En el mismo sentido se expresó la abuela del menor, Olga Rojas, quien cría al nene como si fuera uno más de sus seis hijos de entre 22 años y 18 meses. Visiblemente angustiada, la mujer reveló que el chico con el que había salido a jugar su nieto dijo que vio “a un hombre que lo sacó del agua y se lo llevó”. De acuerdo a la descripción que dio, esta persona sería un vecino del barrio, de contextura delgada y se habría ido del lugar con Brian oculto “en una bolsa”.

Rojas puso el foco también sobre la mamá del testigo, que también declaró ante la policía haber visto a Brian antes de su desaparición pero se contradijo en más de una oportunidad. 

“Siempre está cambiando su versión”.

Cuestionó la abuela, y se lamentó: 

“Ya no sé qué pensar”.

Mientras tanto, los rastrillajes continúan por la zona de los barrios Soldado Tucumano, La Milagrosa y alrededores; por agua, con canoas que recorren el cauce del río; y por aire, con un helicóptero y drones. Intervienen además en el caso la Unidad Fiscal de Delitos Complejos y personal del área de Delitos contra las Personas y la Dirección de Trata de Personas.


 


Publicar un comentario