BEBÉ GUERRERO: Nació con 765 gramos, lo resucitaron y superó dos enfermedades


A pesar de tener tan sólo casi dos meses de vida, superó más adversidades que muchas personas mucho más longevas. Su nombre es Archie Edwards nació sin latidos en el Hospital General de Burnley, en Lancashire ( Inglaterra), el 1 de diciembre de 2020 y desde entonces no paró de luchar por su vida.

El bebé milagroso que nació 15 semanas antes de tiempo sin latidos y con 765 gramos logró superar la Escherichia coli, la sepsis y el coronavirus.

Sus padres, Sheree Murray y Robert Edwards, ambos de 21 años, narraron que los médicos lograron resucitar al bebé que nació muerto después de 40 minutos gracias a compresiones torácicas antes de colocarlo en un respirador, lo que, según su padre, “se sintió como una eternidad”.

A las cinco semanas de edad, Archie tuvo una infección por E. coli que le provocó sepsis. Y unq semana después se le sumó una nueva preocupación: los doctores le comunicaron a sus padres que había dado positivo por Covid-19.

Además de los cuidados médicos con los que ya contaba, Archie tuvo que permanecer aislado durante 10 días. 

"Pareció una eternidad".

Coincidieron los padres en diálogo con BBC News.

Ambos, aterrorizados, dijeron que temían perder a su primer hijo y solo se dedicaron a “esperar y rezar” para que saliera adelante. Aunque Murray aseguró que llegó a temer lo peor.

Sin embargo, el valiente niño luchó contra el coronavirus y la sepsis y actualmente se está recuperando en una unidad de cuidados intensivos neonatales del Hospital General de Burnley. El equipo médico pronostica que podrá irse a su casa en marzo.

El nombre completo del pequeño es Archie Terry Marcel Edwards. Y sus progenitores  explicaron las razón: Terry en honor a su difunto abuelo y Marcel porque significa "pequeño guerrero".

Tras superar el Covid.19, el pequeño pudo volver a tener contacto con sus padres. 

"Se sintió como si finalmente pudiera respirar. Me sentí como si estuviera en las nubes".

Dijo la madre sobre el momento junto a su hijo, que en la actualidad pesa 1,36 kilos y está "mejor que nunca".

Debido a los protocolos implementados por la pandemia, sus padres solo pueden visitarlo en el hospital por separado. Y revelaron que la familia y los amigos les dieron el apoyo necesario para salir adelante esos días negativos, en los que cuesta y mucho ver algún aspecto positivo. 




 


Publicar un comentario