Pidió que dejaran de piropearla y le desfiguraron la cara de un botellazo


Un tremendo caso de acoso y violencia machista conmocionó al municipio colombiano de Bucaramanga, ubicado a casi 400 kilómetros de la capital de ese país. Una joven de 27 años recibió 10 puntos de sutura en el pómulo derecho por un botellazo que le dio un hombre de más de 70 años, a quien reclamó que dejara de piropearla.

Según relató la víctima Diana Carreño en su perfil de Instagram, ella estaba charlando con una amiga el pasado domingo en un local del barrio La Victoria, en la mencionada ciudad, cuando dos hombres borrachos aparecieron y empezaron a acosarlas.

"Empezaron a mirarnos de manera morbosa y a decirnos cosas sin sentido. Nosotras estábamos muy incómodas y tratamos de ignorarlos, pero cada vez empezaron a ser más frecuentes sus comentarios y más insistentes sus propuestas".

Contó la joven y luego continuó: 

"De buen manera les dijimos que por favor no más, que nosotras estábamos tranquilas y que nos dejaran en paz. Ellos seguían, pasando todos los límites del respeto".

Frente al acoso de los hombres, la amiga de Diana volvió a reclamar e hizo el gesto de sacar algo de su cartera. 

“Al señor se le hizo fácil coger una botella de vidrio y estallármela en mi cara. Me estalló la botella en la cara a plena luz del día, delante de todas las personas que estaban en la tienda”.

Indicó la chica.

Diana entró al baño del lugar, se puso papel higiénico para detener el sangrado y cuando salió, vio que su agresor seguía en el lugar, por lo que llamaron a la Policía.

“Nosotras nos fuimos a la clínica de una vez. El policía afortunadamente vio el estado en el que yo había quedado y se llevó a mi agresor detenido”.

Relató la joven, que recibió 10 puntos de sutura en la cara y sufrió un severo hematoma en la frente. 




Publicar un comentario