MADARIAGA: Dejaron sin efecto la clausura y multa de una panadería por errores de procedimiento


Esta mañana el Juez de Faltas local, Faustino Linares, recibió al propietario de la panadería de Martínez Guerrero al 1900 que durante el día miércoles fuera clausurado por las direcciones de Inspección y Bromatología luego de operativos de rutina en el que notificaron distintos incumplimientos de la normativa local.

 

Sin embargo, el dueño presentó pruebas de distintas fallas en el procedimiento que llevaron a que el mismo haga caer la clausura y también la posibilidad del cobro de una multa.

 

Roberto Salvarezza es el abogado de Oscar Lucero y explicó a CNM que faja colocada ayer estaba rota porque fue colocada con un inspector cuando había gente adentro y, de hecho, ese es el único lugar para el ingreso y egreso del local. Por eso, el propio inspector –según relata el letrado- tuvo que romperla para dejarlos salir.

 


Por otro lado, relató que no hubo 3 inspecciones como aparece en las actas. La primera fue el día 18 y sostienen, desde la firma, que se corrigieron todas las falencias.

 

Una de ellas era la falta de exhibición del papel de control de plagas. En la argumentación expresaron que esto se debió a que el dueño estaba de vacaciones y el proveedor del servicio pasó, hizo la tarea de desinfección y completó los formularios requeridos en un sitio de la provincia de Buenos Aires. “eso no se puede adulterar”, indicó Salvarezza a CNM al tiempo que relató que el día 19 ya estaba expuesto en el salón del local.

 

El problema radica en que el día 22 fue una segunda inspección. En realidad el empresario sostiene que sólo fue una notificación porque no hubo recorrida del local.

 

Uno de esos papeles –siempre según la firma panaderil- sólo consta la dirección y jamás se rellenó el campo de ciudad por lo que el proceso se invalida. Además, explicaron que ante la falta de un testigo, en una de las 3 visitas, utilizaron a un empleado municipal que es veedor de bromatología. “Estos no son errores, son horrores”, dijo el abogado.

 

En la visita del día 22 se aportaron imágenes de video que muestran el salón en el rango horario que aparece en el acta y en donde se demostraría que no hubo una inspección. Ese mismo día colocaron como falta la falla de la pegatina de control de plagas que ya estaba a disposición del público.

 

Por último el día 26, fueron notificados de la persistencia de las falencias e informados que serían infraccionados por parte de Bromatología. En algunos de los procedimientos se hablaba de presencia de moscas en el salón o de harina en el piso de la cocina a lo que responden que eso se debe a que –por el COVID- no encienden el aire acondicionado y mantienen la puerta de la calle abierta para que entre aire al sector de la cocina que, por otro lado, estaba en pleno proceso de cocción y por eso presentaba esparcimiento de harina por distintos sitios.

 

“Tenían todo en producción y ellos querían todo limpio cuando se estaba elaborando. Es una locura. Por la clausura tuvo que tirar la producción de todo un día y se perdieron dos días de laburo”, dijo el representante legal.

Publicar un comentario