BRUTAL ASALTO A JUBILADOS: Ladrones los golpearon y hasta tocaron la pandereta


Un matrimonio de jubilados de 72 y 83 años fue asaltado y golpeado por delincuentes encapuchados que ingresaron por el fondo de su casa de la localidad bonaerense de Luis Guillón, de donde robaron dinero en efectivo y otros objetos de valor.

El hecho ocurrió el lunes cerca de las 9 en una casa de la calle Mendoza al 900 de la mencionada localidad del sur del conurbano, cuando el jubilado fue sorprendido en el comedor de su casa por los asaltantes que entraron por la parte trasera donde tiene un patio.

Los ladrones golpearon y redujeron al anciano, y luego lo llevaron junto a su mujer, que recién se levantaba.

En tanto, las víctimas, de nombre Gerardo (83) y Nelly (72), ambos de nacionalidad italiana y vecinos de más de 50 años en Luis Guillón, contaron a la prensa en la puerta de su casa que fue un robo "muy violento", que los ataron con alambre y que revolvieron y desordenaron toda la casa para llevarse sólo 5.000 pesos y otros objetos de valor.

 

Me pegaron piñas, patadas y me pegaron por todos lados. Yo creo que subieron por un pilar de un vecino. Se ve que ellos ya venían estudiando cómo entrar y estuvieron más o menos dos horas".

Se lamentó.

Por su parte, Nelly contó que en un momento del asalto "los delincuentes tocaron la pandereta y bailaron" al lado de ellos y que en todo momento "pedían plata y dólares"

"Mi marido les decía 'qué mierda querés' y le pegaban una y otra vez".

Y a ella le alcanzaron "un vaso de agua".

La mujer explicó que cuando los asaltantes se fueron de la casa, le pidió a su marido ayuda para soltarse las piernas y con las manos logró encontrar entre un montón de ropa apilada el control remoto para activar la alarma

El matrimonio contó que ya había sufrido otro robo, pero en esa oportunidad no estaban en la casa. 

"Fueron muy violentos y se fueron por la puerta de adelante abriéndola con las llaves".

Agregó la jubilada.

Enojo y dos hermanos muertos

Gerardo por su parte se lamentó por lo sucedido y con enojo le dijo a la prensa: 

"Yo soy una persona que cree en la justicia, pero si las autoridades hicieran las cosas bien, no pasarían estas cosas. Porque la policía los atrapa y al otro día la justicia los larga a las calles otra vez".
"Dos de mis hermanos pasaron por hechos de inseguridad y los mataron. No sé qué piensan ellos. Somos italianos o europeo, pero no tenemos toda la plata. Me rompí el traste haciendo mi casa y ahora tenemos que vivir encerrados. El país ya no da para más".

Se lamentó el hombre.



Publicar un comentario