PINAMAR | VILLA GESELL: Condenaron a un vecino a poco más de 3 años de prisión por intentar estafar a la dueña de un perro y asaltar a personas a mano armada

A través de un juicio abreviado el Tribunal Oral en los Criminal 1 de Dolores definió que Sergio Rafael Ortíz reciba la pena de 3 años y 1 mes de prisión por los delitos de, estafa, robo agravado por el uso de arma de fuego y robo simple.

 

Según pudo constatar el juez Christian Ariel Rabaia, el condenado de unos 40 años de edad, con antecedentes y con domicilio en Villa Gesell cometió 3 hechos delictivos.


Uno de ellos fue el 21 de junio de 2016, en Pinamar, en donde se comunicó con una vecina para manifestarle que tenía en su poder a la perra de la raza galgo que ella estaba buscando y por la cual había pedido en redes sociales. Pero eso no era cierto y pedía como rescate la suma de 4.000 pesos.

 

Al día siguiente del llamado las partes se encontraron pero el pidió que se haga efectivo el pago de 2.000 pesos para ir a buscar al animal y, después de la entrega, cobraría lo restante. En una clara maniobra de estafa dado que no lo tenía. La dueña de la mascota accedió y el hombre se escapó con el dinero.

 

La mujer pudo denunciarlo porque se encoentraron en un local comercial y ella le pidió ver un documento para poder constatar su nombre. Ortíz sacó su carnet de conducir y quedó al descubierto.

 

La mujer, al ver que no retornaba con la perra, llamó al número de telefono que antes se había utilizado para el primer llamado. El implicado atendió y le dijo que ya había entregado el animal a un carnicero que no quería devolverlo por lo cual le dijo “si quiere denunciemé”

 

Un informe policial agregado al expediente indicó que el “modus operandi” utilizado en el caso guardaba varias similitudes con otros hechos, donde el imputado aparecía solicitando dinero con la falsa promesa de recuperar lo que determinadas personas buscaban por las redes sociales.

 

Por su parte la damnificada al realizar un reconocimiento de personas en forma fotográfica, señaló con total seguridad a Ortiz como la persona que había sido autor de la estafa.

 

El otro ilícito por el cual fue juzgado fu el 19 de diciembre de 2017 cuando Ortíz acordó con cuna nueva víctima la venta de un televisor por 2.500 pesos. Las partes arreglaron encontrarse en inmediaciones de un local bailable de Villa Gesell, donde pese a no tener el aparato el hombre juzgado conminó a la víctima con un arma para que entregara el dinero, apoderándose así de ese monto.

 

Dos días después y en la misma localidad, este mismo sujeto interceptó a una vecina y a su hija, a quienes obligó a que subieran a un vehículo que conducía otra persona, pero a poco, al decirle una de ellas que lo conocía el sujeto hizo detener la marcha del rodado, para entonces y ejerciendo violencia empujarlas hacia el exterior, previo apoderarse de una cartera y de los $. 3.000 que había en su interior.

 

En estos dos últimos casos el imputado también fue reconocido por las víctimas en las respectivas ruedas de personas realizadas.

 

 

Publicar un comentario