Una adolescente fue atacada por 6 perros y está viva de milagro

Una joven de 15 años, que se dirigía a comprar a un negocio cercano a su domicilio, en la localidad bonaerense de Domselaar, en el partido de San Vicente, fue brutalmente atacada por una jauría de feroces perros que deambulaban en la vía pública.

El ataque ocurrió pasadas las 13 horas del último jueves, cuando Ana Paula fue interceptada por una jauría de perros en calle Matienzo entre Córdoba y Corriente:

"Mi hija había ido a comprar caminando, en dicha intercepción ella cruza a los perros y le comienzan a ladrar, ella les dice 'fuera' y sigue, en un momento la sorprendió el primer mordisco en una de sus piernas y luego otro, otro y otro".

Comentó su mamá a detrasdelanoticia.com.ar

"Cuando le muerden las piernas ella se cae y ahí la atacan todos los perros, la muerden y le lastiman todo el cuerpo al punto de desgarrarle el empeine, y al límite de perder un dedo. Los perros tiraban y tiraban, cuando íbamos en la ambulancia mi hija me dijo 'mamá sentí que me abrazó la muerte'.

Siguió la mujer, todavía en Shock.


 

"Mi hija está viva de milagro, porque gritaba, gritaba y en un momento se rindió, no tenía más fuerzas, ahí fue cuando aparecieron varios vecinos que pasaban en auto y lograron sacarle los animales de encima, que definitivamente querían matarla".

Agregó

"Cuando llego a la casa donde habían resguardado a mi hija, noto que los perros se golpeaban contra el alambrado, como queriendo entrar, estaban enloquecidos, yo en ese momento conté al menos 6".

 

"Llevamos a Ana Paula a la salita y por la gravedad de las heridas la trasladaron al hospital de San Vicente donde le suturaron las heridas. Ella ahora está en casa, en cama, fuera de peligro, pero muy dolorida".

 

 

Tras lo ocurrido se inició una causa policial de oficio, en la que la mujer fue llamada como testigo y su hija como víctima del hecho: "en ese momento lo que menos pensaba era en una denuncia, solo quería que mi hija esté bien y tenerla conmigo en mi casa" refirió María

"Al lugar de los hechos fue zoonosis y se llevó los perros. También estuvo trabajando la policía científica, se llevó la ropa que había quedado de la nena. No encontraron una remera y una media. Se podrán imaginar lo terrible que fue el ataque".
"Es algo que se podría haber prevenido, hay muchas quejas de vecinos que dijeron haber sido mordidos, o que los tiraron de la bicicleta etc, pero no hay denuncias. La dueña de los perros pidió perdón, dice que se escapaban, pero ella sabía que los perros eran peligrosos, tendría que haber tomado alguna otra medida. Si mi hija hubiese sido de otra contextura, me la mataban sus animales".

Concluyó la mujer.





Publicar un comentario