HORROR EN QUILMES: “Maté a uno... lo tengo en el fondo de casa”


Un chico de 20 años fue encontrado descuartizado y quemado en un arroyo de Quilmes y por el crimen detuvieron a un amigo suyo, de 19, con el que lo habían visto momentos antes.

El hecho fue descubierto este jueves a la mañana, aunque se cree que fue cometido entre la noche del martes y la madrugada del miércoles, en un barrio lindero al arroyo Las Piedras, en San Francisco Solano, al sur del Conurbano.

Fuentes judiciales y policiales informaron a Télam que todo comenzó cuando un testigo se presentó ante la Policía y denunció que Luis Rosales (19), alias "El Negro", le confesó que había matado a alguien.
"Me mandé una cagada..., maté a uno... lo tengo en el fondo de casa".

Declaró el joven que le manifestó el sospechoso en estado de ebriedad, detallaron los voceros policiales.

Casi en forma paralela, una mujer que se identificó como la hermana de Kevin González (20) se presentó en la seccional para denunciar su desaparición, por lo que los agentes comenzaron a investigar bajo las directivas de la fiscal Mariana Curra Zamaniego, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 6 de Quilmes.

A partir de los datos aportados por el testigo y otros indicios, allanaron la casa de Rosales, situada en calles 840 y 887, donde hallaron restos humanos quemados (un brazo izquierdo y partes de torso), prendas de vestir, armas blancas y otros elementos de interés para la causa, por lo que el sospechoso quedó detenido.

"Los vecinos dijeron que en la mañana del miércoles este chico, que vive solo, prendió una gran fogata que llenó todo el barrio de humo e, incluso, fue a quejarse de esta situación".

Explicó un investigador.

En el arroyo Las Piedras, ubicado a unos sesenta metros, encontraron otros restos quemados (una pierna derecha y tronco), que, si bien están irreconocibles, se cree que pertenecen al joven.

Las fuentes señalaron que en las próximas horas se realizará la autopsia para determinar cómo lo mataron y confirmar su identidad.

A su vez, los investigadores determinaron a través de otros testimonios que víctima y el acusado se conocían del barrio y no tendrían una mala relación. Por el contrario, se reunieron el martes por la noche como solían hacerlo para aparentemente compartir bebidas alcohólicas y drogas.

Los voceros indicaron que ambos estuvieron también en otras casas de conocidos del barrio, aunque todo indica que finalmente regresaron a la precaria vivienda del acusado donde éste aparentemente lo mató, descuartizó, quemó y finalmente arrojó al arroyo.

La fiscal Curra Zamaniego indagará este viernes a Rosales por el delito de "homicidio simple", tras lo cual tiene previsto ordenar su detención formal al Juzgado de Garantías 2 de Quilmes.

Por el momento, la principal hipótesis apunta a que del crimen no participaron terceras personas.



Publicar un comentario