(VIDEO) Nury y Sebas, los españoles que se emocionan al ver comerciales argentinos

Nury Calvo  y su marido Sebastián  Méndez son españoles y se dedican a crear contenido para redes sociales como YouTube e Instagram en donde tienen centenares de miles de seguidores. En uno de los canales, llamado SN Challenge prueban comidas y se percataron que los Argentinos son muy seguidores de este tipo de videos.

 

Por eso, hace unas semanas y luego de comer, tomar mate, consumir golosinas argentinas se dedicaron a ver comerciales que les recomendaron y obtuvieron reacciones que jamás habían imaginado porque terminaron lagrimeando ante la creatividad de nuestras tierras.


Los vinculados al fútbol o a la cuarentena son algunos de los que más rinden en este video que ya tiene mas de 400.000 reproducciones en su canal de YouTube. 

La lucha diaria familiar

 

Nury trabajaba en el área de recursos humanos en una multinacional cuando tuvo a su primer hijo, Óscar. Después se quedó embarazada del segundo, Héctor. Entonces nada hacía sospechar que el bebé presentaría problemas de salud que transformaría su existencia, la de su marido Sebas y la de Óscar. La familia ripense tampoco podía imaginar que el nuevo integrante venía a desvelarles algunos secretos sobre la vida.

 

Con la llegada de Héctor, Nury cambió de profesión para dedicarse a su cuidado. Fue así como se convirtió en creadora de contenidos digitales para su propio canal de YouTube e Instagram. Ahora, Sebas, editor de vídeo de profesión, se encarga de dar un estilo cuidado y dinámico a las piezas que publican. Al acceder a sus canales, se echa de menos un cartel que advierta a internautas de que, tal vez, no serán capaces de leer sus publicaciones sin que se les escape una sonrisa. También tendrán dificultades para despegarse de sus historias. 

La más trepidante comenzó inmediatamente después del nacimiento de Héctor, cuando se le detectó craniosinóstosis [una o más suturas de la cabeza del bebé se cierran antes de lo normal]. Nury recuerda: “Era muy evidente que tenía problemas motores.” Tras una serie de pruebas, se concluyó que la deformidad del cráneo solo le afectaba en términos estéticos. Pero, para evitar complicaciones que pudieran darse según crecieran sus huesos, Héctor se sometió a dos operaciones. Y sus problemas de movilidad fueron diagnosticados equivocadamente como un “retraso motor”.

 

Con el tiempo, afortunadamente, alguien subsanó el error: se reconoció la parálisis cerebral infantil y le auguraron que no podría andar nunca. Héctor, que en sus dos años y medio de vida ha demostrado ser una caja de sorpresas, parece contradecir esos límites con sonrisa juguetona. De momento, ya da sus primeros pasos.

 

Ante estos acontecimientos inesperados, Nury recibió mucho apoyo en las redes sociales: “Fueron como una terapia colectiva que me ayudó a ver que no estábamos solos en el mundo. Los mensajes de cariño se multiplicaban miles”. Quien eche un vistazo a los comentarios que la familia recibe puede comprobar que no exagera: seguidoras y seguidores les dedican líneas interminables de cariño y de emoticonos de corazones.

 

Ahora son Sebas y Nury quienes quieren devolver todo ese apoyo ayudando a otras familias. Por eso, en su cuenta comparten optimismo, todo lo que han aprendido sobre infancia y discapacidad, orientaciones sobre los documentos necesarios para solicitar ayudas… Además, a partir de 2020 se plantean “no solo colaborar en lo que concierne a la enfermedad de Héctor, sino dar visibilidad a otros casos”.

Publicar un comentario