INDIGNANTE: Le dijo que se quedó varado en Mar del Plata, le pidió trabajo y le robó $250.000 para sueldos

El dueño de un almacén de comidas en la calle Olavarría atraviesa una crítica situación. Pero no por la pandemia. Hace tres semanas le dio trabajo a un joven y resultó ser un estafador que se llevó $250.000 destinados a los sueldos de los cinco empleados del local.

Todo comenzó hace tres semanas, cuando el joven apareció por el local y le contó al dueño que era uruguayo y estaba varado en Mar del Plata. La pandemia lo había sorprendido viajando, no podía volver a su casa y no tenía dinero. “Me pidió trabajo, la verdad que me solidaricé con su situación”, contó Jerónimo Burgos, propietario de Almacén de Milanesas.

“Facundo, el uruguayo”, así le dijo que se llamaba, comenzó a tener un buen desempeño en el local y se fue ganando la confianza del propietario.

Un día llegó con cara de preocupación y le contó que en el hotel donde estaba parando le habían robado las pocas pertenencias que tenía. Jerónimo le dio ropa, calzado y comida. Y “Facundo” le pidió otro favor más: “¿Me puedo quedar en el departamentito de arriba del local?”.

El dueño del comercio le permitió dormir ahí. “Le puse un colchón y frazadas y lo dejé que se quede ahí”, comentó. Hoy, luego del robo, advirtió que el plan de este sujeto era conocer los movimientos. “Estudió los movimientos para saber dónde guardaba la plata de los sueldos”, agregó.

Jerónimo paga los sueldos de sus empleados el 5 de cada mes. Este lunes, un día antes de pagarles a los 5 trabajadores, salió a pagarles a los proveedores del comercio. Cuando volvió, el encargado le dijo que el “Uruguayo” se había ido a lavar la ropa y no había vuelto más. “Cuando subí a buscar la plata me di cuenta que se había llevado todo”, se lamentó Jerónimo. 

Luego de hacer la denuncia en la comisaría novena de Mar del Plata, Jerónimo contó a través de las redes sociales del comercio lo que había vivido. A partir de allí comenzó a recibir mensajes de gente que también había sido estafada por este sujeto.

“Me llegaron distintos mensajes. Descubrió que no era uruguayo, que era jujeño y que tenía denuncias por estafas en varios lugares”, contó a este medio. Dos víctimas de este hombre le escribieron desde Puerto Madryn. También se contactó con una pariente de él que vive en España y le confirmó los antecedentes del joven.

“Todo lo que me contó era falso. Fue una mentira atrás de la otra. Me mintió todo el tiempo. Por suerte todos los empleados entendieron la situación. Ahora hay que pelearla y salir adelante”, cerró Jerónimo.

Publicar un comentario