AYACUCHO: Recorrieron 70 kilómetros por caminos rurales para atender a una bebé de 5 meses

En un operativo que demandó horas, logística y comunicaciones por vía radial el personal médico del SAME del Hospital Pedro Solanet de Ayacucho ejecutó un operativo especial en la noche del viernes para atender a una bebé de 5 meses que presentaba fiebre alta y se encontraba en un campo ubicado a 70 kilómetros del casco urbano.

En diálogo con Central de Noticias Madariaga, Lucas Sosa coordinador del SAME en esa localidad bonaerense, brindó detalles del trabajo realizado y afirmó que el sitio era tan inhóspito que debieron recurrir a la ayuda del Comando de Prevención Rural (CPR) y a los Bomberos Voluntarios que vía radial daban las directivas a la ambulancia 4 x 4 que se metió por los caminos rurales que horas antes habían recepcionado una gran carga de agua de lluvia.

El ambulanciero Carlos Erreguerena y la enfermera Patricia Sonetti fueron los que debieron subirse a la Toyota Hillux preparada para este tipo de contingencias y que fue comprada recientemente por la Asociación Cooperadora del ese centro asistencial.

Sabían la zona a la que debían ir pero no el lugar exacto que se encuentra justo en el límite entre Ayacucho, Balcarce y Mar Chiquita. Muñidos con la radio de la unidad se adentraron al campo después de las 21 horas y en pleno día del trabajo. Iban con protocolo de COVID 19 porque el bebé presentaba fiebre alta desde el mediodía.
Una patrulla los acompañó hasta donde pudo, los bomberos averiguaban datos del campo y un estanciero, del establecimiento “San Pastor” fue el que pudo brindar datos certeros.

Así llegaron al establecimiento “La Manga” y se encontraron con el pequeño al que debieron tomarle la fiebre y tranquilizar. Mientras, desde la camioneta Erreguerena pasaba todos los parámetros por radio a un pediatra, Fernando Esteban, quién daba las indicaciones para hacer el diagnóstico.

Se decidió trasladar a madre e hijo al Hospital para un mejor control y recibieron el alta durante el sábado.

Sosa se mostró orgulloso de la tarea realidad al hablar con CNM y, sobre todo, por la coordinación que se tuvo que ejecutar, la logística y la solidaridad de vecinos y las fuerzas vivas. “Antes no teníamos esta camioneta y debíamos ir con una prestada que había que reacondicionar. Era la de bomberos y hacíamos lo que podíamos. Ahora gracias al esfuerzo de donaciones y de la Cooperadora es que podemos hacer estos operativos de mejor manera y con seguridad para el paciente y el personal médico”.

Publicar un comentario