Procesaron y embargaron a Luca Singerman, el joven que volvió en Buquebus con Coronavirus

La justicia federal procesó a Luca Singerman, el joven de 22 años que volvió de Uruguay en una embarcación de Buquebus, con un diagnóstico de COVID-19 positivo.
La decisión del procesamiento, sin prisión preventiva, fue del juez federal Luis Rodríguez, quien también embargó a Singerman por 25 millones de pesos. El procesamiento fue en los términos del artículo 205 del Código Penal, que establece que “será reprimido con prisión de seis meses a dos años, el que violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia” La causa contra Singerman se inició la noche del 19 de marzo, luego de que volviera en un Buquebus con más de 400 personas, con un entonces presunto positivo de coronavirus informado por una institución uruguaya, que luego se confirmó en Argentina.

La situación hizo que debiera intervenir el SAME y al Ministerio de Salud porteño, con un operativo para aislar a los pasajeros del Buque San Patricio, que habían compartido el lugar con Singerman. Todo sucedió la noche en que se dictó el aislamiento social, preventivo y obligatorio, en la que muchos argentinos buscaban volver al país. Singerman fue internado en el Sanatorio Agote, y pocas horas después fue formalmente imputado por la justicia federal, con el requerimiento de instrucción de la fiscal Alejandra Mángano.

Luego llegó la indagatoria de Rodríguez, y ahora, el procesamiento. Un operativo complejo y una demanda en dólares Mientras que Singerman fue internado, la noche del 19 de marzo, los pasajeros y tripulantes de la embarcación están aislados y en cuarentena en tres hoteles porteños. Poco después, la empresa Buquebus anunció la “interrupción total” de sus operaciones hasta tanto “las fronteras sean nuevamente abiertas”.
En tanto que un comunicado sobre lo sucedido con Singerman, explicaron que “debido a la presencia de un pasajero diagnosticado con covid-19 que evadió la cuarentena en Uruguay, se está realizando una exhaustiva desinfección de acuerdo a los protocolos sanitarios”. Singerman no avisó de su situación de salud sino hasta poco antes de llegar al puerto de Buenos Aires.

Entonces, en el anochecer del jueves 19 de marzo, se recibió un llamado al 911 por la embarcación de Buquebus donde se explicaba la situación.

A partir de allí se organizó un operativo con el SAME y varios móviles policiales. Al joven se lo aisló y derivó al Agote, mientras que el resto de los pasajeros fueron trasladados en micros y con custodia policial a los hoteles Panamericano, Escorial y Presidente.

Todos fueron acomodados y aislados en las habitaciones de los hoteles para que no mantuvieran contacto entre sí, mientras que efectivos de la Policía de la Ciudad quedaron de consigna para cumplimentar el aislamiento ordenado. Luego, tras algunos días, fueron autorizados a retirarse, Por su lado, el gobierno porteño adelantó que reclamará los gastos del operativo, por un monto de alrededor de 700 mil dólares.

Publicar un comentario