Dijo que le robaron y violaron, movilizó a la Justicia y era mentira: Estaba con el novio

Una adolescente de 17 años salió para hacer compras, el pasado domingo, y estuvo cuatro horas en la propiedad de su novio. Ante la prolongada ausencia de su domicilio y la consulta de su madre dijo que había sido violada y asaltada, para que esta no la castigue.

Con este relato, la mamá de la menor (47 años) fue hasta la Comisaría 52, de la ciudad de Forres, en Santiago del Estero, para denunciar la grave situación por la que había pasado la joven y allí expresó que esta fue "víctima robo y un abuso sexual".

Sumergida en un profundo dolor, y aun conmocionada la señora manifestó que eran las "8.30" cuando su hija "salió de la casa en su motocicleta para hacer compras para toda la semana", y acto seguido recordó que recién regresó a las 13:30 horas.

Ante la consulta de su madre, quien estaba muy preocupada por la demora y temía que su hija podría haber "chocado" o "tenido un accidente de tránsito" la adolescente respondió que "un sujeto la había violado y le robó los $2.000 que tenía".

Mientras efectivos de la Comisaría de Forres y la Unidad de Delitos Contra la Integridad Sexual seguían el caso de cerca la madre de la joven brindó más detalles.

Según le había dicho su hija, publicó el medio local El Liberal, ella terminó de hacer las compras a las 11.30 y cuando regresaba a su casa a la altura del paraje Chaguar Punco la moto sufrió un desperfecto mecánico, situación que la obligó a frenar.

Allí, en una zona montuosa, mientras intentaba reparar el vehículo fue abordada por un hombre que le robó la plata que le quedaba de los mandados y luego abusó sexualmente de ella.
Tras el ultraje el degenerado se dio a la fuga, ella logró arreglar la moto y emprender el regreso a su hogar.

Ante los hechos denunciados, la policía dio aviso a la coordinadora de la Unidad de Delitos Contra la Integridad Sexual, la doctora María Alicia Falcione, quien ordenó que la adolescente sea trasladada al hospital zonal para que le realicen los estudios correspondientes con el caso y llevar a cabo el protocolo de emergencia para evitar contagios de enfermedades sexuales y embarazos.

En momentos que la joven era atendida por los especialistas en salud, los uniformados rastrillaron intensamente la zona para dar con el agresor. Sin obtener resultados, le solicitaron a la menor que describiera al criminal.

Así las cosas, ella indicó una serie de detalles con los que armaron el identikit del abusador y con esta información la policía nuevamente intentó dar con el sujeto. En paralelo, otros agentes realizaron una inspección en el lugar del ataque, junto a personal de la división criminalística, por lo que además secuestraron las prendas que vestía la joven cuando fue abusada.

En medio de la incasable busqueda de las fuerzas, la mamá de la adolescente regresó a la comisaría y reveló que todo lo relatado anteriormente "fue una mentira".

Sucede que, al regresar a su casa, después de los estudios en el hospital, la chica reveló la verdad y dijo que había estado con su novio y que inventó todo para evitar que su madre la castigara por la inusual demora.

Por último, y ante este confensión, la doctora Falcione solicitó a los uniformados que se hagan presentes en la propiedad del novio de la menor. Una vez allí, los efectivos constataron que la joven había estado en esa vivienda durante el tiempo que se ausentó de su hogar.


Publicar un comentario