MADARIAGA - CORONAVIRUS: Pareja de brasileros se atrincheraron en un hotel, no quieren aislamiento y evalúan expulsarlos del país

“Férias não tem fim” (Las vacaciones no tienen fin) podría decir la pareja de brasileros que se mantiene en el hotel Howard Johnson desde las primeras horas del domingo.

Ambos se niegan a continuar aislados los 14 días que estipula el nuevo decreto presidencial que ha declarado a Brasil y a Chile como “zonas de riesgo”.

Por esta razón los encargados del lugar los denunciaron y la policía custodia el sitio para evitar que abandonen el predio.

Todo comenzó hace horas cuando los visitantes llegaron al hotel y se alojaron. Con el paso de las horas se les informó que la nueva orden presidencial era evitar que circularan por ambientes comunes o la vía pública hasta cumplir con el periodo de aislamiento que es retroactivo a 14 días y que comienza a correr cuando se detecta la entrada de los turistas. Ante esta situación toda su estadía debían pasarla dentro del hotel por lo que se negaron a cumplir.

Se los denunció y una ambulancia del SAME concurrió por protocolo para controlarlos con el kit de protección que el caso ameritaba. Una vez que se comprobó que estaba asintomáticos, continuaron confinados a las paredes de su habitación.

El problema radica en que se niegan a recibir el dinero en concepto de devolución y sostienen que quieren continuar con su descanso. De hecho actuó la fiscalía que comprobó que no hay delito aún pero que no deben salir.

A todo esta problemática se le suma que Migraciones no tiene dependencia en la región por lo que se niegan a venir a controlar su documentación aunque informaron que ingresaron de manera legal.

Delito no hay pero no quieren cumplir con la cuarentena por lo que han manifestado que se quieren ir del país pero que no van a pagar el traslado a Buenos Aires y exigieron ser trasladados para que Migraciones los lleve a Ezeiza.

Para todos los intervinientes está prohibido actuar en este sentido y tampoco pueden subirlos a un transporte público o un auto de alquiler. La policía tampoco puede actuar por orden de la justicia dado que subirlos a un patrullero podría significar una privación ilegítima de la libertad.