Home Ads

Crece la hipótesis de un crimen con sello mafioso entre los investigadores

El horrendo homicidio, informado de manera exclusiva por este medio, tiene cientos de interrogantes. Al día siguiente del macabro hallazgo, donde se encontró al matrimonio asesinado a tiros en el interior de una camioneta, en Gorina, es poco lo que está certificado y son varias las hipótesis que se manejan, señalaron ayer fuentes policiales y judiciales.
Guillermo Luna, un reconocido y polémico médico cirujano de 65 años, y su mujer, Laura Favre, una anestesista y cosmetóloga de 41, fueron encontrados sin vida dentro del vehículo marca Kia, en 137 y 490. Él estaba sobre el asiento trasero, con las piernas cruzadas y apoyadas en el piso del baúl, y ella yacía sobre la butaca del acompañante. Los primeros indicios forenses llevados a cabo en la escena del crimen indicaron que el profesional tenía un balazo en el tórax con orificio de salida en la espalda, a su vez que la mujer presentaba un disparo en el cuello, que quedó alojado en el maxilar. En tanto, al lado del rodado se incautaron, al menos, una vaina servida calibre 9 milímetros y otra de .45, además de un proyectil intacto, también de 9 mm. Por su parte, el coche mantenía las luces prendidas y todas sus puertas y el baúl abiertos.
La pareja, que dejó a una hija de dieciseis años, vivía en 510 y 17 y, por lo que contaron sus allegados, estaba a punto de irse de viaje a Tulúm, al sur de México. 
Disparos desde el interior 
Luego de las pericias llevadas a cabo por la Policía Científica durante la madrugada de ayer, bajo las órdenes de la fiscal Leyla Aguilar, los investigadores regresaron al lugar horas después, junto con la titular de la UFI 5. La doctora, en diálogo con la prensa, explicó que “serán fundamentales las pericias balísticas para determinar la trayectoria y los calibres. Los expertos realizaron un relevamiento externo del vehículo y después ahondarán en el interior”. Luego, destacó un punto clave: “Los impactos habrían sido dentro del habitáculo”, por lo que el asesino se hallaba subido a la camioneta, junto con las víctimas.
Si bien no se descarta ninguna hipótesis, la del robo perdió fuerza, ya que “Favre contaba con seis mil pesos en su poder y nueve tarjetas, entre crédito y débito”. En tanto que, “al hombre, no le sacaron una pulsera de oro, pero tampoco se sabe si había otra cosa de valor antes del episodio”. 
Dentro del caso hay más dudas que certezas. Entre lo poco que se conoce, está el dato de que la Kia venía a gran velocidad y que su conductor habría perdido el control, lo que pudo haber derivado en una colisión contra cuatro postes de alumbrado.
El pasado oscuro de una de las víctimas  
¿Fue un crimen mafioso? ¿Un ajuste de cuentas? ¿Una venganza? ¿Una tentativa de secuestro que terminó de la peor manera? ¿Un robo? Todas esas preguntas, y más, se hace por estas horas la fiscal del caso. Las tres primeras tienen clara relación con la profesión y el pasado de una de las víctimas, Luna. El hombre estuvo involucrado en el reconocido “Lolagate”, de 2001, donde fue acusado de estafar al IOMA. Por ese hecho lo detuvieron, aunque llegó a juicio en libertad y así se fue tras el debate. 
Una expaciente suya, a quien sometió a una cirugía estética, denunció que el papel del profesional durante y después de la operación fue “desastroso”. Contó que: “Había sido madre y quería verme bien, por lo que empecé a buscar algún cirujano y me recomendaron a Luna. Confié en él porque, además, me cobraba menos. Fue la peor persona que conocí en mi vida. De hecho, tengo relación con familiares de otros pacientes que se murieron por la mala praxis de este sujeto, que nunca se hizo cargo. No cayó por los contactos policiales que tenía”. A lo que agregó: “Intenté llevarlo a juicio, pero hizo que la causa prescribiera. Me quedó mucho odio, porque conmigo hizo abandono de persona”. 
Analizan los últimos movimientos 
La dificultad en la resolución del doble crimen reside en la falta de testigos: el hecho se descubrió cerca de las 22 del viernes, en una zona poco transitada y oscura. Aguilar manifestó que “se desconoce aún” de dónde venían o a dónde iban las víctimas, aunque se supo que “a 200 metros del lugar del hecho vive un amigo de la pareja”.  Además, la fiscal dijo que “nadie vio nada; este lugar es muy distinto de día que de noche”. Aseveró que “no tenemos noticias de que haya habido otro vehículo involucrado”, y ahora están tomándole declaración a los familiares y allegados de los damnificados, para establecer los últimos movimientos. 
“Es apresurado descartar el robo”
El comisario retirado y criminalista Raúl Torre dijo que “es apresurado descartar el ilícito, ya que una hipótesis potable para explorar es la de tentativa de robo seguida de muerte, por cómo quedaron los cuerpos. No se puede descartar el robo porque había plata en el coche, se trata de una pareja de nivel socioeconómico medio alto”. Aclaró que “la nocturnidad se adiciona para cometer este tipo de delitos y el hecho pudo haberse precipitado por una lucha y defensa de la víctima”. Además, aseguró que “va a haber signos de proximidad de los disparos porque fueron adentro del auto; hay corta distancia”. 
Por su parte, la fiscal Aguilar explicó: “En principio estamos tratando de dilucidar la motivación de este doble homicidio y la autoría, obviamente. Es muy pronto para poder aventurar cualquier posibilidad. La Policía Científica estuvo trabajando hasta bien entrada la madrugada (del martes), y todavía tenemos que entrevistar a varios testigos”.
Un barrio tranquilo que no está acostumbrado al horror 
Una de las situaciones que llamaron la atención del brutal doble homicidio de Gorina fue que no hayan aparecido testigos. Sin embargo, los vecinos del lugar relataron los detalles más sobresalientes de la noche del lunes. 
Una frentista, Mariela, contó: “Mi hijo, que está engripado en la cama, escuchó disparos mientras yo estaba afuera hablando con mi hermana. Dijo que oyó más de uno. Al poco tiempo, vi que llegaron dos patrulleros”. Además, dijo: “El barrio es seguro y, desde que vivo acá, nunca vi algo semejante. El lugar es tan tranquilo que si pasa un auto de noche, uno se asoma para ver quién es”. Por último, sentenció que “no es extraño ver a la Policía, porque a veces hacen rondines por acá y circulan despacio. Me llamó mucho la atención lo que ocurrió”.  
Otros frentistas, en tanto, hablaron hasta de “cuatro estruendos”. Lo cierto es que, al costado de la camioneta, se hallaron dos vainas servidas de calibres diferentes. 
Ahora, una de las tareas clave de los pesquisas será determinar el trayecto del vehículo, desde que salió de la casa hasta que sus ocupantes fueron atacados. “Hay que ver si quedó registrado en diferentes cámaras el recorrido que hicieron”, explicó un vocero, quien aclaró que la camioneta “venía por la calle 490”.  

Home Ads
GENERAL JUAN MADARIAGA El Tiempo