Home Ads

Corría una picada, atropelló y mató a un joven de 17 años



Un adolescente de 16 años atropelló y mató a un joven de 17 cuando corría una picada en la localidad de Quimilí, Santiago del Estero. El padre del conductor intentó cubrir a su hijo y se hizo cargo del choque, pero luego dijo la verdad ante la fiscalía.

La tragedia en la que murió Leonel Bustos Ruiz se produjo durante la madrugada del domingo 28 de abril, cuando dos camionetas 4x4 -una manejada por un adolescente de 16 y otra por un joven de 18- comenzaron una picada por la avenida Rivadavia, en el barrio Tres Rosas.

La picada terminó con un brutal choque entre la Toyota Hilux que manejaba el menor de los conductores y una Ford 1967. Detrás del segundo vehículo iba Bustos Ruiz en una Honda Wave que fue impactada de lleno. El joven de 17 años murió unos minutos después del choque.



El padre del conductor, Adrián Alejandro López (42), intentó hacerse cargo del choque en un primer momento, con el objetivo de cubrir a su hijo de 16 años. Así fue como se presentó en la comisaría a las 3 de la mañana y quedó detenido.

Tiempo después le reconoció a la fiscal Silvia Jaime Luna que su hijo había sido el protagonista del brutal episodio. “De madrugada, mi hijo llegó a casa shockeado y me dijo que había chocado a alguien”, se sinceró.

López se dedica a la venta de plásticos de silobolsas que se lavan y reciclan, y aseguró ante la fiscal que su hijo le sacó la camioneta 4x4 sin su permiso, cuando él dormía durante la madrugada del 28 de abril.

Este viernes, casi dos semanas después de la muerte de Leonel Bustos, cayó preso el adolescente de 16 años por orden de la jueza de control y Garantías de la Circunscripción Capital, María Carolina Salas. La detención se produjo luego de la declaración en Cámara Gesell de uno de los cuatro chicos que lo acompañaban en la camioneta, un adolescente de solo 15 años.

Sin embargo, la demora en la detención y el falso testimonio del padre del sospechoso permitió que no se le realizara el control de alcoholemia al adolescente ni las pericias toxicológicas, algo clave para saber si conducía alcoholizado.

La causa cuenta con un tercer detenido. Se trata del joven de 18 años que manejaba la otra 4x4, una Toyota Hilux blanca, acusado de participar de la picada por la que se habría producido el impactante choque. Según el diario El Liberal, la mujer que acompañaba al conductor de la Ford verde, modelo ‘67, también avaló la teoría de la picada.

En contraposición, la novia del conductor de la otra camioneta, de 24 años, negó un acuerdo para correr picadas y afirmó: “Al llegar a la curva, sentimos un fuerte impacto desde atrás. No vimos la 4x4 negra. Solo un golpe trasero. Seguimos el viaje. Después volvimos, por curiosidad, para ver qué había sucedido. Y nos fuimos a tomar un café”. Mientras el cuerpo de “Leo” estaba tirado en la calle.

En principio, el menor está acusado de “homicidio simple con dolo eventual”, una carátula más grave que la de “homicidio culposo”, que quiere decir que el crimen fue sin intención, impulsado por su propia defensa.



Home Ads
GENERAL JUAN MADARIAGA El Tiempo