Home Ads Home Ads

Una abuela de 75 años le entregó todos sus ahorros a un delincuente que se hizo pasar por su nieto



Una mujer de 75 años fue víctima de la modalidad de robo conocida como el “cuento del tío” en la capital de Santa Fe y le entregó a una banda de estafadores la suma de 17.500 dólares. Eran los ahorros de toda su vida.

Todo se desencadenó durante las primeras horas de la tarde del viernes cuando sonó el teléfono en un departamento del edificio ubicado cerca del cruce de las calles Mendoza y Saavedra, en el macrocentro santafesino.

La propietaria atendió y entonces una voz masculina, que se identificó como su nieto Augusto, le recomendó que contara y entregara todos los dólares que tuviera guardados a una persona que él iba a enviar para que le cambiara los billetes viejos por los nuevos para que no perdieran su valor.

La víctima lo escuchó con cierto recelo y le expresó sus dudas a quien creía que era su familiar. “Ay nene, esto no será una estafa”, fueron las palabras de la mujer, según publicó Diario Uno. La respuesta llegó enseguida, con tono tranquilizador: “Abuela, estoy yo de por medio, yo no te voy a estafar a vos”.

Así fue como, ya convencida en su buena fe, la víctima del engaño reunió los 17 mil 500 dólares que tenía guardados en su casa, los envolvió en un papel y bajó hasta la puerta del edificio, donde se encontró con “el hombre bajito” que le había mencionado su nieto y se los entregó.

Un rato más tarde ese mismo día, volvieron las dudas y la mujer decidió llamar a su nieto para sacarse esa sensación de intranquilidad, pero sucedió todo lo contrario. “Hola abuela, cómo estás”, le dijo el joven cuando la atendió. Ella le preguntó entonces si la había llamado él a la mañana y Augusto le aseguró: “No abuela. Yo no te llamé”. La cruel estafa de la que había sido víctima la mujer les estalló de golpe en la cara y minutos después ya estaban comunicados con el 911 para denunciar lo ocurrido.

Entre las primeras medidas de los investigadores, se prevee la declaración de los posibles testigos entre los vecinos del barrio, el secuestro de imágenes de cámaras de seguridad públicas y privadas de la zona, y la determinación del origen y aparato telefónico usado para comunicarse con la víctima.



Home Ads
GENERAL JUAN MADARIAGA El Tiempo