Home Ads Home Ads

Tenía una perimetral, pero vivía en la misma casa que su ex: La ahorcó y la mató



Fue la crónica de una muerte anunciada. Brunella Yemi Curie Centeno, de 23 años, venció el terror que inmoviliza a las víctimas de violencia doméstica y denunció a su pareja, Nahuel Maximiliano Schunk, de 24, por amenazas. El 14 de julio pasado, la Justicia actuó de forma protocolar: dictó la orden de restricción de acercamiento para el hombre y ordenó que a la mujer se le proveyera un botón antipánico.

Pero las medidas preventivas solo lucían adecuadas en el frío papel. En los hechos, ambos siguieron viviendo bajo el mismo techo. Hasta que, el domingo, Schunk se presentó en la comisaría 2ª de Tandil y confesó que, tras una discusión, había ahorcado a Brunella. Cuando la policía llegó a la casa de la calle Pellegrini al 1700, ella se aferraba a un hilo de vida. Pero nada se pudo hacer para salvarla.

Según informaron medios de comunicación de la ciudad serrana del sur bonaerense, Schunk se presentó el domingo a las 9 en la seccional y dijo que minutos antes, tras una discusión, había asfixiado a su pareja, con quien convivía aunque pesaba sobre él una restricción de acercamiento por episodios de violencia previos, dictada por la Justicia tres semanas antes.

La policía fue de inmediato a la vivienda de la parea, en Pellegrini 1747. Encontraron a Brunella tendida sobre la cama; apenas tenía pulso. Rápidamente llegó al lugar una ambulancia del SAME local, que trasladó a la joven al hospital municipal Ramón Santamarina, de Tandil, donde la chica falleció, a pesar de los esfuerzos médicos.

Schunk quedó aprehendido, a disposición del fiscal José Marcos Eguzquiza, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) N°21 del departamento judicial Azul.

Según precisaron fuentes judiciales, se comprobó que el Juzgado de Garantías N°2 había decretado, el 14 de julio pasado, la restricción de acercamiento del hombre hacia Brunela, a quien, además, se le había entregado un botón antipánico. No obstante, ambos residían en la misma vivienda. Se explicó que en los últimos días la joven se habría presentado en el Centro de Atención a la Víctima para manifestar que no quería proseguir con la causa, al parecer, por “amenazas”, y que ambos habían vuelto a convivir.

En el lugar del femicidio, se recogieron algunas declaraciones testimoniales y se hizo el relevamiento de las cámaras de seguridad instaladas.

El cuerpo de la víctima fue trasladado a Azul, donde el Cuerpo Médico de ese departamento judicial realizó la autopsia, en la que confirmó que el deceso se había producido por asfixia mecánica.

La víctima había sido alumna en el Conservatorio de Música Isaías Orbe, de Tandil, que emitió un comunicado en las redes sociales en el que señaló que “acompaña en este doloroso momento a la familia de Brunella” y repudió “enérgicamente su femicidio pidiendo justicia” por la joven.



Home Ads
GENERAL JUAN MADARIAGA El Tiempo