Una de las argentinas que sobrevivió al choque fatal en Punta del Este será operada hoy en Buenos Aires







“Hoy quiero que mi hermana tenga todo lo que necesita para sobrevivir a esta pesadilla y poder quedar con las menores secuelas posibles”, cuenta Gonzalo, hermano mayor de Camila Palacio, quien este viernes será sometida a una nueva intervención quirúrgica como parte de la recuperación que atraviesa luego del choque fatal en el que estuvo involucrada el pasado 4 de enero en el municipio uruguayo de Manantiales, a unos kilómetros de Punta del Este. La joven fue una de las dos sobrevivientes -junto a Melanie Larraburu- que viajaban a bordo del Ford Ka en el que murieron Micaela Trinidad y Josefina Ferrero.



Tras los primeros días de internación en suelo uruguayo, Camila fue trasladada el martes por la mañana en un avión sanitario a la ciudad de Buenos Aires para continuar con su rehabilitación en el Hospital Italiano. Es allí donde familiares y amigos de la joven realizan una vigilia a la espera de que la operación de pelvis que le realizará el doctor Carlos Sancinetto sea exitosa. De todos modos, ya es un alivio que su evolución sea favorable.

“Gracias a Dios, mejora poco a poco… Sigue en terapia intensiva, inducida al coma y hoy la opera el doctor Carlos Sancinetto de pelvis. Es muy riesgosa la operación, pero hoy más que nunca hay que tener fe. Hace una semana pedíamos por su vida, hoy quiero que quede lo mejor posible y eso estamos haciendo con mi familia, brindarle la mejor atención y contención”, detalló Gonzalo, hermano de la damnificada, en diálogo con Infobae.

Camila ya fue operada del fémur, pero aún tiene politraumatismos varios a causa del violento choque frontal contra la Volkswagen Nivus que conducía Nicolás Rocca, el único imputado del caso hasta el momento. Si la operación de hoy sale bien y la evolución de la joven continúa siendo favorable, Gonzalo estimó que la recuperación continuará en el mismo Hospital Italiano y pronosticó que permanecerá internada “no menos de un mes” y un gran tiempo más fuera del centro de salud: “Un año por lo menos”, le dijo a este medio.

Para colaborar con la recuperación de Camila, familiares y amigos lanzaron una convocatoria de dadores de sangre que, según confirmó Gonzalo, fue un éxito porque casi colapsaron el banco del centro de salud ubicado en Barrio Norte.

Camila con su hermano mayor


En cuanto a la continuidad de la investigación, Gonzalo adelantó que “hasta el 2 de febrero todo será muy lento”, debido a que en Uruguay -tal como ocurre en Argentina- se encuentran en plena feria judicial. “Lo que falta ver es el -test- toxicológico de Rocca”, subrayó el empresario gastronómico que desde hace algunos años vive en la provincia de Mendoza.

Pese a que la información estaba en el expediente desde el inicio de la investigación, según le confirmaron fuentes judiciales a este medio, ayer trascendió que se hallaron dos envoltorios que contenían cocaína rosa -una sustancia más conocida como Tusi- en uno de los vehículos, aunque el acta de incautación no precisó si el hallazgo fue en el Ford Ka o en la Volkswagen Nivus. “No entiendo porque no se dice de qué auto es…”, planteó Gonzalo.

Al conocerse la información, que luego fue ratificada por fuentes oficiales, el abogado Pablo Donnángelo, quien representa junto a su colega Ignacio Durán a Nicolás Rocca, habló con El País de Uruguay y descartó que la droga secuestrada fuera del vehículo de su cliente. Asimismo, también enfatizó en que le parece “inexplicable” que el acta policial no precise en cuál de los dos vehículos aparecieron los ya mencionados envoltorios.

Sobre la evolución de los otros heridos, hasta el momento Juan Pablo Centeno es el más complicado, ya que permanece internado en terapia intensiva y su estado de salud es grave. Por su parte, Rocca, conductor de la Volkswagen Nivus que dio positivo de alcoholemia, y Melanie Larraburu, la cuarta viajera del Ford Ka, siguen internados en condición estable.

Josefina Elissondo, una de las chicas que viajaban en el vehículo conducido por Rocca, recibió el alta el pasado lunes como consecuencia de su evolución favorable, según comunicaron las fuentes policiales consultadas por este medio.

Justamente Elissondo fue quien el pasado 5 de enero, un día después del accidente en el que murieron Micaela Trinidad y Josefina Ferrero, declaró ante la Policía uruguaya que para ella el auto en el que viajaba se cruzó “de carril hacia la izquierda”.

“Yo venía sentada en el auto, en la parte trasera, en el medio. Veníamos cinco personas. Los hombres adelante y tres chicas atrás. Lo que recuerdo es que veníamos por la ruta 104. Yo venía prestando atención a la ruta y en un momento me distraje. Cuando me di cuenta vi que venía un auto de frente a nosotros”, declaró Josefina, según consignó el diario El Observador de Uruguay.

Al dar su punto de vista de los hechos, agregó: “No estoy bien segura, pero para mí nos cruzamos de carril hacia la izquierda porque el volantazo lo dimos para la derecha. Ahí me despierto en el auto, sola con mi amiga, y nos estaban sacando particulares”.