Máximo Thomsen rompió el silencio y lloró al declarar: “Nunca tuve la intención de matar a alguien”



Este lunes, en los Tribunales de Dolores, se está realizando la decimoprimera audiencia del juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa, el joven asesinado a golpes en enero de 2020 a la salida del boliche Le Brique en Villa Gesell.

Durante esta jornada declaró Juan Pedro Guarino, en tanto que Alejo Milanesi se retiró de la sala de los Tribunales de Dolores y no brindará testimonio. Ambos presenciaron todo lo ocurrido aquella madrugada: cuando sacaron al grupo del boliche, cuando los imputados se fueron a la quinta y cuando fueron arrestados.

Además de ellos, habló Tomás Colazo (el famoso rugbier “número 11″) y ahora es el turno de las madres de Máximo Thomsen y Blas Cinalli.

Con la declaración de Máximo Thomsen, terminó la decimoprimera audiencia

Antes de finalizar con su testimonio, el rugbier más complicado por el crimen de Fernando Báez Sosa no quiso responder preguntas de Fernando Burlando. 

"¿Por qué se cambió la ropa?, le preguntó el abogado. La respuesta de Thomsen fue contundente: "No le voy a responder". La jueza le dijo que está en su derecho de no continuar con la declaración y así finalizó la decimoprimera audiencia. 

Máximo Thomsen: "Tomé conocimiento de la muerte al otro día"

Sobre el momento de la detención, el rugbier relató: "Me acuerdo que nos levantan no sé a qué horam diciendo que estaba la policía afuera. Salí tercero y cuando estaba por salir el último la policía dijo 'son ellos', y nos tiraron al suelo ahí".

"Tomé conocimiento de la muerte al otro día, porque el 18 cuando estábamos en el suelo nos dijeron si sabíamos qué había pasado y un policía dijo 'ustedes mataron a un pibe'. Me puse a vomitar".