Ciro Pertossi, el tercer acusado que pidió declarar, habló sobre un video del ataque: “Este chico soy yo, esa patada no la doy”



Luego del escueto relato de Ciro Pertossi, comenzó la declaración de Pablo Alberto Rodríguez, un perito informático de la defensa. “No se siguió ningún protocolo en el secuestro y en la cadena de custodia de los teléfonos celulares [de los imputados]”, sostuvo el técnico de parte.

“Podemos verificar que todos los teléfonos tienen acceso posterior al allanamiento [donde fueron detenidos los sospechosos]”, indicó, a la vez que tras una pregunta del abogado de los imputados, Hugo Tomei, aseguró: “Se eliminaron mensajes de los teléfonos celulares después del secuestro”.

10.00 Declara Ciro Pertossi

Apenas se inició la audiencia, el abogado defensor Hugo Tomei anticipó que Ciro Pertossi quería hablar para aclarar un video. Ya sentado frente al estrado, el imputado comenzó a rever una grabación y sostuvo, mientras señalaba la pantalla con un puntero: “Este chico soy yo. Esa patada no la doy. Cuando me doy cuenta que el chico [por Báez Sosa] está en el piso, me freno antes”.

Después se refirió también a un audio enviado la madrugada del homicidio, a las 6.06, en el que se lo escucha decir “chicos, no se cuenta nada de esto a nadie”. Sobre eso indicó: “Ya había gente de Zárate que decía que nos habíamos peleado, yo digo eso porque no quería que mis padres se enteraran que nos habíamos peleado. Esto todo lo que voy a declarar”.

Una vez que Pertossi finalizó, el fiscal Juan Manuel Dávila empezó con las preguntas, pero el imputado marcó que no iba a declarar más. “¿Por qué frena la patada?”, interrogó por su parte el fiscal Gustavo García. “Ya respondí eso”, replicó el joven, que concluyó: “Lo que tenía que decir, ya lo dije”. De esta manera, fue a sentarse.

9.56 Se inicia la audiencia número 12

Los jueces del Tribunal Oral Federal (TOF) N° 1 de Dolores ingresaron a la sede judicial y dieron inicio a la audiencia número 12. Silvino Báez y Graciela Sosa están presentes.

9.52 Los acusados entran a la sala de audiencias

Los ocho acusados ingresaron a la sala de audiencias y se sentaron en los tradicionales bancos de madera desde donde siguieron todas las jornadas. Atrás de ellos se dispusieron Marcos Pertossi, padre de Lucas; María Elena Cinalli, la madre de Luciano y Ciro Pertossi; y María Paula Cinalli, la mamá de Blas Cinalli. Entre las filas de asientos se interpusieron cinco agentes penitenciarios.

9.38 Arriba Burlando a Dolores con fuertes críticas a Thomsen

El abogado de la familia de Fernando Báez Sosa, Fernando Burlando, pronunció fuertes palabras esta mañana contra Máximo Thomsen, en el momento en que arribó a los tribunales de Dolores para la audiencia número 12. Tras la declaración del imputado de ayer, el abogado dijo hoy que el joven “debe llorar porque está en cana” y cuestionó la actitud posterior de parte del grupo -entre ellos, Thomsen-, que se fue a comer hamburguesas luego del asesinato. “Matar les dio hambre. ¿Hay algo más bizarro saber que mataste a alguien y te vas a comer?”, se preguntó.

8.55 Llegan los fiscales Juan Manuel Dávila y Gustavo García

Los fiscales de la causa, Juan Manuel Dávila y Gustavo García, llegaron a los tribunales de Dolores para presenciar la audiencia número 12. Afuera de la sede judicial, Dávila se refirió a la declaración que dio ayer Máximo Thomsen y minimizó la injerencia que las palabras del acusado tienen para cambiar su situación con la Justicia.

“Entiendo que robustece nuestra teoría del caso, en modo alguno puede descartar lo que estamos acreditando. Él no refutó nada de todo lo que se probó en el debate”, sostuvo Dávila sobre el testimonio de Thomsen e insistió: “Tiende a reforzar la teoría nuestra de qué es lo que ocurrió. Tiende a robustecer la teoría del caso que vinimos a acreditar”.

Convencido de que la decisión de hablar del imputado forma parte de una estrategia previa de la defensa, el fiscal se refirió también al relato de Thomsen en cuanto a que ingresó a una “ronda de chicos” a pelear luego de “recibir un golpe en la cara”. Sobre eso indicó: “Es algo que no se ve reflejado ni en las testimoniales, ni en la prueba fílmica. Se puede refutar por la prueba que hay que esa circunstancia no existió, quedará en su cabeza”.

Mientras, advirtió que en caso de que otro de los acusados quiera declarar en lo que queda del juicio, “se tendrá que someter al interrogatorio de la fiscalía y del particular damnificado”.

8.42 Burlando adelanta cuándo se conocerá la sentencia

En la previa del penúltimo día de audiencias en el juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa, el abogado de la familia de la víctima, Fernando Burlando, adelantó que el 31 de enero se conocerá la sentencia del Tribunal Oral Federal (TOF) N° 1, que entiende en esta causa. Antes, ellos pedirán la prisión perpetua. “Prisión perpetua es toda la vida [en la cárcel]”, aclaró en Radio Urbana Play.

En tanto, volvió a cuestionar el testimonio que dio ayer Máximo Thomsen, quien rompió el silencio por primera vez luego de tres años desde el homicidio del joven en Villa Gesell. “El relato de ayer no tenía que ver con lo que se vio en las imágenes”, indicó Burlando, que siguió: “Le pidió perdón a la nada. Vi ayer una muy mala preparación. O Thomsen no entiende nada de la vida o tiene un problema ahí. Es de buena praxis acomodar sus dichos a lo que se ve en las cámaras”.

También remarcó que lo que ocurrió aquel 18 de enero de 2020 no fue una riña -estrategia por la que apuesta la defensa a cargo de Hugo Tomei-, luego de entender que Thomsen quiso “bajarle el valor” a lo que pasó. “Esto fue un asesinato. Fernando estaba mirando el cielo, estaba de espaldas cuando lo atacan”, sostuvo el abogado.

También en contra de lo que dijo el acusado ayer, que negó haber tenido un encontronazo en el boliche, el representante de los Báez Sosa aseguró sobre el crimen: “Empieza desde la amenaza adentro de Le Brique a Fernando, lo señala y le dice que lo va a degollar. ‘Estás muerto’, le dice. En la calle se da una pequeña inteligencia donde cuatro minutos están en la acera de Le Brique y cuatro minutos en la acera de enfrente, donde se posicionan. Empieza el ataque cuando la Policía deja el lugar. Enzo Comelli y Ciro Pertossi le dan dos golpes en la nuca a Fernando, cae al piso de rodillas. Estaba pidiendo clemencia y ahí aparece Thomsen con todos los demás, se van turnando para castigar el rostro de Fernando”.

Convencido de que todo se trató de un homicidio agravado por alevosía y el concurso premeditado de dos o más personas, Burlando desglosó: “Hay ocho personas, hay una amenaza de Thomsen, todos los obsecuentes de la violencia que van detrás de él le ofrecen como tributo a Fernando porque lo posicionan y se lo acomodan para que él pueda castigarlo de una manera feroz con golpes que son matadores. Comparo los golpes con disparos”.

Audiencia número 12

Tras un día cargado ayer, cuando Máximo Thomsen decidió hablar por primera vez en tres años que pasaron desde el asesinato de Fernando Báez Sosa, hoy continúan las audiencias. En la cita número 12, la penúltima, darán su testimonio ocho personas: padres y madres de cinco de los imputados, tres peritos de la defensa y un policía, de acuerdo a lo que informó la Agencia Télam.

Después de que ayer hablaran las madres de Thomsen y de Blas Cinalli -Rosalía Zárate y María Paula Cinalli-, hoy está previsto que lo hagan las mamás de Enzo Comelli, María Alejandra Guillén; y de Ayrton Viollaz, Erika Pizzatti; y también los padres de Matías Benicelli, Héctor Eduardo Benicelli; y de Luciano y Ciro Pertossi, Mauro Pertossi. Estos testimonios estaban pautados inicialmente para mañana, pero fueron adelantados por pedido de la defensa. En ese cambio, fue desistido el relato de Ana María Tártara, madre de Lucas Pertossi, que se convertiría así en el único imputado cuyos familiares directos no declararán.

También está citado para este martes Andrés Santiago Martín, oficial subayudante que intervino en la desgrabación de un audio del efectivo Maximiliano Rosso Suárez, quien asistió a la víctima tras el ataque frente al boliche Le Brique de Villa Gesell.

Declararán además Pablo Alberto Rodríguez Romeo, perito informático que realizó informes técnicos sobre evidencia digital, y María del Carmen Badaloni, jefa de la sección psicología de la Asesoría Pericial La Plata.

El último testigo previsto para esta jornada es Agustín Costa Shaw, psicólogo clínico que intervino en la investigación penal suplementaria y que fue ofrecido en marzo de 2022 por la defensa, a cargo de Hugo Tomei, como testigo de parte en una pericia psicológica y psiquiátrica a la que finalmente los imputados no aceptaron someterse por falta de “confianza” en el proceso judicial.

Aquella negativa de los acusados a ese peritaje diez meses atrás desató este lunes un contrapunto entre Tomei y la representación de la familia Báez Sosa, a cargo de Fernando Burlando, que puso en duda el valor del testimonio de Shaw. La discrepancia respecto de la declaración o no de este testigo será resuelta hoy por los miembros del tribunal, indicaron fuentes cercanas a la causa.

Ayer, además de escuchar a Thomsen -quien lloró y pidió perdón, pero no confesó-, fueron claves también los testimonios de Juan Pedro Guarino, que viajó a Villa Gesell con el grupo de imputados, estuvo preso con ellos, pero fue sobreseído; y de Tomás Colazzo, que conocía a los acusados, fue con ellos al boliche, pero nunca quedó detenido ni formó parte de la causa.