Nena muerta: Su mamá usaba la caja donde había ocultado el cuerpo como mesita de luz



La muerte de la nena de 5 años en Villa Ballester que se conoció días atrás sigue sumando detalles estremecedores a medida que avanza la investigación. Según la causa, la madre usaba el cajón donde estaba escondido el cuerpo como mesita de luz.

Así lo informaron los investigadores, que en las últimas horas también recibieron la autopsia de la menor. De acuerdo al informe de los forenses, Milagros Nazareth Martín, la víctima, murió producto de una infección respiratoria debido a que padecía enfermedades preexistentes.

La madre, única detenida por el caso, fue indagada por el fiscal Daniel Cangelosi, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 de San Martín, quien la imputó por el delito de “homicidio culposo”, al considerar que no tuvo intención de matarla.

Una mesa de luz macabra

En su primera declaración ante los policías que allanaron su casa, ubicada en la calle Catamarca al 3900, Vanesa Mansilla dijo que su hija había sufrido una broncoaspiración y había muerto, pero como no supo qué hacer, se asustó y colocó el cuerpo dentro de una caja y la llenó de cemento.



“La caja con el cuerpo en su interior la utilizaba como mesita de luz en su dormitorio”, confió a Télam una fuente cercana a la investigación, que además señaló que la imputada tenía miedo de que le quitaran a sus otros dos hijos. “Era una nena que nació prematura, que padecía múltiples enfermedades preexistentes y tenía una traqueotomía y una sonda nasogástrica”, informó un vocero judicial que agregó: “Hasta el momento no hay registro de que hayan existido denuncias previas por violencia de género”.

“Se despertó de la siesta y la encontró muerta”.

En base a los testimonios de las tías y la abuela de Milagros, se supo que la mujer recién reconoció en las últimas horas que su hija estaba muerta debido a las preguntas insistentes de sus familiares sobre el paradero de la menor.

“Dijo que todo pasó un día a la tarde luego de bañar a sus hijos. Se fue a dormir una siesta y al despertar fue a ver a la niña y ya había fallecido. Dijo que tenía mocos en la nariz y baba en la boca”, explicó un investigador.

Tras la confesión, la familia presentó la denuncia en la fiscalía que derivó en el allanamiento durante el cual se encontró el cuerpo y quedó detenida la madre.

En tanto, los dos hermanos de la nena quedaron al cuidado de su abuela en el marco del artículo 35 de la Ley 13.298 de los derechos del niño.