Luego de ver el partido de Argentina con su novia, la asesinó y la tiró a un arroyo



El cuerpo de Agustina Yoselie Nadal Herrera, una joven soldado voluntaria, apareció esta mañana en el fondo de un arroyo de la ciudad bonaerense de Bahía Blanca, luego de tres días de intensa búsqueda. A partir de las pesquisas, su novio confesó el crimen y reveló que asesinó a su pareja después de ver juntos el partido de la selección Argentina contra México, el pasado sábado. La primera denuncia surgió por parte de sus compañeros de la Base Aeronaval Comandante Espora, el lugar donde trabajaba la víctima de 21 años. Justamente, Jorge Rojas, el presunto autor del crimen, también desempeñaba tareas laborales junto con su pareja como soldado.

"El viernes ella estuvo trabajando, salió a su casa e inclusive con su novio y amigos había visto el partido de la selección argentina", manifestó el comisario, y según las investigaciones, Herrera debía presentarse ese mismo día en la Base. En ese sentido, sus compañeros realizaron la primera denuncia por haber faltado al trabajo, sin una respuesta concreta de su novio.



El joven oriundo de Chaco no soportó más la situación y confesó ser el principal autor del crimen de la chica nacida en Mendoza, relatando los hechos en una comisaría de Bahía Blanca. Vale mencionar que la pareja convivía en una vivienda ubicada en la calle Garibaldi al 400 del barrio de Villa Mitre.

La policía científica y brigadistas llegaron al lugar indicado por el presunto asesino, en donde finalmente encontraron el cadáver de la chica de 21 años, en el interior del arroyo Napostá. La autopsia reveló que Herrera fue asesinada bajo la modalidad de asfixia por compresión, caratulada en la investigación como una "muerte violenta", con la intervención del fiscal Rodolfo de Lucía.



Vale mencionar que el mismo jefe policial del distrito había manifestado que esta mañana “fue encontrado el cuerpo de una mujer joven, vestida con la ropa idéntica de la chica que estábamos buscando. Terminaremos de identificarla en la morgue judicial, aunque todo indica que es la chica que estamos buscando”.

Lorena, la tía de la víctima asesinada por su pareja, descargó sus emociones en la entrevista: “Estamos destrozados, consternados, pero sinceramente sabíamos muy poco. A fines de julio ella vino a Guaymallén tiempo atrás junto con Rojas y lo presentó como amigo. La sensación que daba era de una persona sumisa, no daba la sensación de que fuera posteriormente el asesino de mi sobrina”.

En ese sentido, la familiar de Herrera planteó una situación compleja entre la pareja al mencionar que su sobrina era "una chica muy extrovertida", y que esas actitudes a Rojas "no le gustaba ese rasgo de su personalidad, como todo psicópata", a quien calificó como "un hombre tóxico".

En esa línea, Lorena describió a su familiar como "una topadora" y de carácter "muy fuerte". Sin embargo, mencionó que Herrera "ya venía mencionando que no lo soportaba más porque era un sujeto muy obsesivo, controlador y tóxico". Asimismo, su tía cree que "esta última discusión pudo haber derivado en que actúe como todo psicópata que no se aguantó la decisión”.

Esta tarde, organizaciones de mujeres, feministas y colectivos locales, se manifestaron frente al municipio de Bahía Blanca para protestar sobre el caso de Yoselie y poner el foco de atención de las cifras de femicidios que se incrementan cada vez en mayor medida en Argentina, con 169 femicidios a lo largo del 2022, según detalló la organización MuMaLá-Mujeres de la Matria Latinoamericana