Hallaron el cadáver de un hombre en un tambor metálico y su familia denuncia que lo mató su hijo “para quedarse con la jubilación”



A José Loreto Ibarra, de 66 años, lo vieron por última ves el lunes pasado y su cadáver fue encontrado en el interior un tambor metálico el martes por la noche y la familia denuncia que lo mató uno de sus hijos “para quedarse con su jubilación”. El hallazgo tuvo lugar a metros de una tosquera, en el límite de las localidades de Virrey del Pino y González Catán, en el partido bonaerense de La Matanza.

El cuerpo de la víctima se encontraba envuelto en una bolsa y con signos de haber sido apuñalado, según informaron fuentes de la investigación al sitio ADNSur. Fue el olor nauseabundo que se detectaba en esa zona cercana a una esquina de la calle Vega, al sur del conurbano bonaerense, lo que motivó el llamado al 911 de parte de un vecino.

“Tenía agua hasta las rodillas y estaba en un avanzado estado de descomposición”, explicó un vocero judicial a la agencia Télam. El fiscal ordenó la autopsia al cuerpo para determinar las circunstancias y data de muerte, y en las últimas horas se confirmó que Loreto Ibarra fue asesinado a puñaladas.



Este jueves, familiares de la víctima realizaron a una marcha en reclamo de justicia y pidieron la detención de uno de los hijos del jubilado. Con una foto de su hermano, Alejandra denunció que el joven se fugó el lunes, el mismo día en que radicó la desapareció de su padre. En ese sentido, cree que lo mató “para quedarse con su jubilación”.

“El lunes, mi hermano me manda un audio haciéndose pasar por mi papá. Pero a mí nunca se me pasó por la cabeza la posibilidad de que lo haya asesinado, sino que pensé que lo tenía secuestrado en algún lado y que le quería vender la casa para después fugarse”, detalló la mujer a Crónica TV, visiblemente conmovida por la situación.

Alejandra aseguró que la relación entre ambos era “muy mala”. “Muchas veces discutían cuando mi papá se daba cuenta de que le faltaban las herramientas, porque mi hermano se las vendía para poder comprar droga y seguir consumiendo”, indicó la hija de la víctima.

Varias medidas fueron encargadas desde el primer momento para esclarecer lo sucedido. El día del hallazgo, se presentó Policía Científica con un plantel completo de peritos, como fotógrafos, expertos en planimetría y peritos balísticos. En la causa interviene la fiscal Karina Licalzi de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Homicidios de La Matanza, quien hora deberá determinar la culpabilidad del acusado.