Tenía arresto domiciliario y no podía salir de su casa, pero igual seguía con la venta de cocaína



Una mujer de 29 años fue detenida por vender cocaína desde la misma casa en donde cumplía arresto domiciliario en un sector del barrio Alto Camet.

A pesar de llevar colocada una tobillera de monitoreo del Servicio Penitenciario a causa de un procesamiento previo por narcomenudeo, la mujer continuaba con esa actividad y lo hacía incluso delante de algunos menores integrantes de su grupo familiar.

La investigación llevada a cabo por detectives de la Delegación de Drogas Ilícitas Mar del Plata se había iniciado meses atrás luego de que se detectara que la misma mujer que había sido detenida por vender estupefacientes en una casa de Romano al 3100 había retomado su “negocio”.

La forma que empleaba para comercializar la cocaína era de lo más sencilla y para evitar cualquier contratiempo contaba con jóvenes “satélites”. Estos ayudantes cumplían el rol de alertar ante la presencia de la policía o de personas extrañas al barrio. Las ventas se hacían en el mismo patio delantero de la casa, hasta donde se acercaban los compradores.

Poco a poco se recabó información para confirmar el domicilio como un “point” y la Fiscalía Temática en Estupefacientes a cargo de Daniela Ledesma y Leandro Favaro, avalaron las tareas de inteligencia. En las últimas horas la evidencia era tan sustancial que fue solicitado un allanamiento a la jueza garantías Lucrecia Bustos, quien ordenó la requisa de la casa y la detención de la mujer.



Cuando los policías en las últimas horas allanaron el domicilio sorprendieron a la mujer, quien intentó deshacerse de la cocaína arrojándola al inodoro, pero no logró hacerlo. En el baño se recuperó una bolsa con una considerable cantidad de cocaína para la escala de un “point” y también en otro sector de la casa varios envoltorios ya preparados para la venta.

Teléfonos celulares y anotaciones fueron secuestradas por la policía para poder sostener la pesquisa de cara a obtener datos de la procedencia de la droga.

El domicilio de Romano al 3100 ya había sido allanado en el año 2020, donde la mujer recibió la imputación por infracción a la ley de drogas que derivó en el arresto domiciliario que gozaba en la actualidad.

En las próximas horas la mujer será recibida en su despacho por la fiscal Ledesma, quien la notificará de la acusación y le dará el derecho a declarar.