Tenía 19 años, la violaron en grupo, la tiraron a un zanjón y murió ahogada



Cuatro hombres empezarán a ser juzgados a partir del jueves 20 de octubre por el brutal femicidio de Cinthia Morán en Formosa. De acuerdo a la acusación, a mediados de junio de 2017 drogaron a la adolescente de 19 años, la violaron en grupo y arrojaron su cuerpo en un zanjón de Clorinda, aún con vida. Cinthia murió ahogada.

Se trata de Brian Emanuel Aguilera Núñez, Sebastián de Jesús Escobar, Francisco Javier Fariña y Rubén Vázquez, quienes llegan al debate acusados como coautores de “abuso sexual con acceso carnal agravado por la comisión de dos o más personas en concurso real con homicidio doblemente agravado criminis causae y femicidio”, delito cuya única pena posible es la prisión perpetua.

“Nosotros queremos el juicio oral para que estas personas sean condenadas como se debe. A ella la trataron como un animal, fue una animalada lo que le hicieron a ella. Queremos que se haga justicia por ella”, manifestó a los medios locales Gonzalo Pinazo, un tío de la víctima.

El caso

El viernes 16 de junio de 2017 fue la última vez que vieron con vida a Cinthia, quien cursaba el último año del secundario en el Centro de Enseñanza Superior N°123 de Clorinda. Esa noche, la joven fue a una fiesta con una amiga y nunca regresó.

Su cuerpo apareció recién una semana después, flotando en un desagüe fluvial ubicado a la vera de la Ruta Nacional Nº 86, en el barrio 6 de Enero.

La autopsia determinó después que la víctima tenía sus órganos genitales destrozados y que la causa de la muerte había sido “asfixia por sumersión”.

Por su femicidio fueron detenidos al inicio de la investigación seis jóvenes de 18 a 24 años, y una conocida suya, de 17, que la habría invitado a la “fiesta privada” y entregado a sus amigos, que luego la usaron, destrozaron y descartaron, como basura. De todos ellos, solo cuatro enfrentarán ahora a un tribunal.



Cinthia no pudo ser velada por el avanzado estado de descomposición en que fue encontrado su cuerpo. Se le hizo la autopsia y fue enterrada sin que sus seres queridos pudieran despedirla. Desde entonces, su familia organizó varias marchas en reclamo de justicia.