Mar del Plata tiene en sus costas el potencial de producir 200.000 barriles por día




YPF y Equinor revelan este miércoles en una audiencia pública virtual información clave sobre el descubrimiento de otra Vaca Muerta en el mar argentino, a 315 kilómetros de la costa de Mar del Plata.

 

Según información reservada, los directivos de las compañías de hidrocarburos detallarán los resultados exitosos de los trabajos de rastreo sísmico de hidrocarburos en el bloque Cuenca Argentina Norte (CAN) 100 y solicitarán formalmente el permiso para iniciar la perforación en aguas profundas del pozo bautizado Argerich-1.

 

“La actividad offshore no va a afectar ni el turismo ni la pesca en la zona en donde se realicen las operaciones”, será una de las contundentes conclusiones que se presentarán, a favor del desarrollo offshore, del que también participa Shell.

 

La recolección de información geológica estuvo frenada por un fallo del juez Santiago Martín, a cargo del juzgado N° 2 de Mar del Plata, quien en febrero de 2022 dictó una medida cautelar a favor del intendente Guillermo Montenegro y la Organización de Ambientalistas Autoconvocados, que pidieron se suspenda la exploración por falta de un estudio ambiental más amplio.

 

Una semana después, el juez federal Alfredo López dejó en suspenso la cautelar, ordenó profundizar el estudio ambiental y someterlo a consulta pública. Así, en mayo pasado se realizaron las consultas y exposiciones con un amplio apoyo a la actividad offshore y en junio siguiente la Cámara de Apelaciones dejó sin efecto la medida cautelar dictada por el juez de primera instancia, sin tratar la cuestión de fondo. Esa decisión permitió que se continuaran con las etapas de rastreo hasta tener resultados concretos, que en las próximas horas saldrán a la luz.

 

Desde YPF explicaron que la adquisición sísmica 2D y 3D es un método geofísico que se utiliza en las primeras etapas de la exploración. Durante la exploración, se generan impulsos acústicos desde fuentes de emisión transportadas por un buque sísmico. Esas ondas generadas por los impulsos se reflejan en el lecho marino y en las capas de roca del subsuelo y son recibidas en receptores (hidrófonos) alineados a lo largo de cables (streamers) arrastrados por el buque sísmico. Los impulsos contienen información sobre estas capas rocosas y permiten interpretar las estructuras del subsuelo.

 

El resultado de la sísmica 2D y 3D son imágenes bi y tridimensionales del subsuelo que son interpretadas por los geocientistas y les permiten conocer la forma y composición de sus capas y así poder identificar posibles acumulaciones de petróleo y gas. En el caso del bloque CAN 100, se anunciará el potencial descubrimiento de hidrocarburos y su continuidad geológica con el enorme hallazgo offshore en Namibia, en la costa sur de África.

 

En enero de 2022, Shell anunció el descubrimiento de petróleo liviano en Graff-1, estimando un volumen total de hidrocarburos en el yacimiento, que podría alcanzar los 1.000 millones de barriles de petróleo. En febrero siguiente la noticia la dio TotalEnergies, al anunciar otra importante acumulación de petróleo confirmada por el pozo Venus-1, perforado a pocos kilómetros de Graff. Venus podría contener hasta 3.000 millones de barriles de petróleo.