Lo acusan de tirar por las escaleras a su papá para robarle 200 mil dólares, pero su familia lo defiende



Casi dos años, dos fiscales y un mar de dudas pasaron desde la mañana en que Vicente José "Tito" Campolo (78) fue hallado muerto en su casa de Quilmes. Ahora, en un giro inesperado de la investigación, el hijo del médico quedó imputado y acusado de parricidio: para la fiscal Ximena Santoro, mató a su papá arrojándolo por las escaleras para robarle 200 mil dólares de una caja de seguridad.

"Si tenemos que pasar por esto para saber la verdad de lo que pasó con 'Tito', lo vamos a enfrentar. Meterse con la corporación judicial sale caro, ahora estamos pagando las consecuencias", lo defendió Rosana Silvera (49), esposa de Vicente Manuel Campolo (50), el hijo de la víctima, que será indagado este lunes.



Campolo padre -que era médico cirujano- murió entre las 3.45 y las 9 de la mañana del viernes 20 de noviembre del 2020. La investigación recayó en manos de la fiscal Mariana Curra Samaniego, que luego fue denunciada por la familia de la víctima por incumplimiento de los deberes de funcionario público. Entonces se excusó y derivó la investigación a Santoro, que ahora imputó a Manuel Campolo y lo indagará por "homicidio agravado". Para la familia, es una "venganza".

El juez de Garantías N° 1 de Quilmes, Juan Anglese aceptó la imputación solicitada por Santoro, de la fiscalía N° 7, pero le negó la prisión preventiva. Por eso el hombre llega libre a la indagatoria, aunque su familia teme que ordenen la detención después de su declaración. Por lo pronto, Anglese le revocó la condición de particular damnificado.



"Valiéndose de una copia del juego de llaves de la casa de su progenitor (...) y con absoluto conocimiento de las rutinas y costumbre de su padre y la pareja de éste", (Campolo hijo) ingresó a la vivienda "con claras intenciones de darle muerte", manifestó Santoro en el llamado a indagatoria, según Télam.

Y especificó: "Lo lanzó por la barandilla de madera que balconea al primer tramo ascendente de las escaleras, donde aprovechando el estado de indefensión de su progenitor y con claras intenciones de muerte, le propinó al menos dos golpes en el cráneo, probablemente utilizando para ello un elemento contundente con al menos un filo, similar a un hacha".



El día del crimen, "Tito" Campolo no estaba solo en su casa de Jujuy al 800, en Quilmes. Estaba junto a su pareja, Andrea Monteagudo, que fue la primera imputada por el crimen. La mujer falleció en enero de 2022, sin llegar a juicio.

En sus declaraciones, dijo no haber escuchado nada de lo que ocurrió con su marido porque "estaba durmiendo". La pareja, según la versión de Monteagudo, dormía en habitaciones separadas y ella lo hacía tan profundamente que no llegó a escuchar la caída de su marido por las escaleras, ni ladridos del perro ni tampoco ninguna discusión ni forcejeo.

Los peritos no encontraron ningún ingreso forzado a la propiedad, por lo que apuntaron a algún miembro de la familia.



Al encontrar el cuerpo de Campolo, su pareja llamó a Manuel para avisarle lo que había pasado. Él llegó al domicilio con un amigo de la familia y un comisario mayor, amigo de su padre, que llamó a la fiscalía de turno y a otros policías de la zona. 

Para los investigadores, fue ese amigo quien introdujo la versión de que se habría tratado de un accidente y que apuntó contra la pareja de la víctima y el hermano de ella.

"Mi suegro tenía problemas con el alcohol y la mujer también. Nosotros, en ese momento, pensamos en un accidente porque él ya se había caído en la calle. Era un hombre grande. Nadie nos dijo que se había tratado de un homicidio. A los 20 días nos informan el resultado de la autopsia porque mi marido llamó para preguntar por el cortafierros, que había desaparecido de arriba de una mesa", recordó Rosana en diálogo con Clarín.

Respecto de las sospechas de la familia, refirió: "Nosotros sospechamos del hermano de la mujer de mi suegro, que es quien se lleva un cortafierros que suponen que se usó para matar a mi suegro. También de un vecino, que tiene dos hijos con consumo problemático de drogas. Ella sola no pudo haber sido", apuntó.



El cuñado de la víctima, que "solía tener problemas con el dinero" y a quien Campolo "solía salvar", dijo haber llevado a la casa un cortafierros para que Campolo se lo afilara. Luego del hallazgo del cuerpo, se lo llevaron de la casa y por eso -siempre según la versión de la familia- creen que pudo haber sido el arma homicida. Inmediatamente después del crimen, se fue de Quilmes y se mudó a Chivilcoy.

"Me quedé sin familia, sin nada y sin mi amor. Quiero que se sepa la verdad porque destruyeron 28 años de mi vida", dijo al declarar ante Mariana Curra Samaniego ante las acusaciones de su hijastro.

En esa misma declaración, la mujer apuntó contra el hijo: "Vicente tenía un poder de persuasión increíble sobre 'Tito', que tenía culpa porque no fue un padre presente", según Télam.

"Yo nunca dormiría con un asesino. Tengo odio, repulsión por quien atenta contra la vida de otro ¿Sabés cómo lo entrego con bombos y platillos? Soy una mina que va para adelante y que odia las injusticias. Esto nos pasó por haber denunciado a la primera fiscal, nos estamos comiendo este garrón por ir contra la Justicia. Vos leés lo que presentó Santoro y no lo podés creer", insistió Silvera a Clarín.

Vicente Martín Campolo Girard (45), médico y hermano de la víctima, posteó en sus redes sociales: "Él no solo fue mi hermano, sino que ocupó el lugar de padre, ya que el nuestro había fallecido a mi temprana edad, convirtiéndose en un referente del cual pude aprehender su generosidad, bondad y pasión por su labor, el arte de curar que hoy tengo la fortuna de desempeñar, en gran medida, gracias a él".

Respecto de la imputación de su sobrino, advirtió: "Me entero que a mi sobrino, el hijo de mi hermano, quien hace ya más de un año soporta el calvario de sobrellevar y vivir con el hecho de su padre asesinado, quien soporta los desdenes y malos tratos de la Justicia, quien hace lo humanamente posible y más para aclarar el asesinato de mi hermano, es acusado por la fiscal".

Y siguió: "Por lo cual ahora, a todo el dolor que debe soportar él, su familia, nosotros, se agrega esta aberración judicial. El sinsentido que no aparece ni en la obra cúlmine de Lewis Carrol, solo en los manuales de la Justicia argentina. Mientras tanto, deberemos seguir pidiendo, incansablemente, justicia por mi hermano, 'Tito' Campolo; a pesar de la incongruencia e inoperancia".

Para Santoro, el hijo de Campolo mató a su padre para robarle 200 mil dólares de una caja de seguridad. "Previo a desapoderar ilegítimamente a Andrea Monteagudo de la llave de la caja de seguridad", fue a una sucursal bancaria y se llevó dinero de su padre.

Según la esposa del ahora imputado, él no tuvo que sacarle ninguna llave a Monteagudo porque estaba autorizado para acceder a la caja y tenía su propia llave. "No había 200 mil dólares. Había cuchillos y un (reloj) Rolex, recuerdos de familia. Además, ella también se llevó cosas de la caja", justificó.

Lo cierto es que, con acusaciones cruzadas, este lunes se conocerá la suerte de Campolo hijo para saber si continuará en libertad o si es detenido.

"Si mi marido tiene que pasar por esta situación para saber quién mató a su papá y por qué, queremos saber por qué, no lo entendemos. Con nosotros no tenía ni un problema, era la persona más buena del mundo "Tito". Mi marido sabía todo de su papá y su papá sabía todo de mi marido. Sus ojos era Vicente", cerró Silvera.