MADARIAGA – EXCLUSIVO DE CNM: Buscan determinar si el femicidio de Eugenia Montenegro fue cometido por una o dos personas



Con la aprehensión de Javier Montenegro, ex pareja de Eugenia Montenegro, son dos los hombres involucrados por el femicidio descubierto el lunes por la mañana en nuestra ciudad. La víctima, de 22 años de edad, recibió unas 15 puñaladas y fue escondida debajo de una cama.


Minutos antes de que se determine el femicidio fue detenido el novio de Eugenia, Damián Vega quién intentó quitarse la vida haciéndose cortes en la garganta con un cuchillo cuando estaba en el patio de la vivienda de su cuñado.


Pero con el paso de las horas y la llegada de resultados de las primeras pericias la causa dio un giro y, ahora, todas las miradas se posan sobre la ex pareja que fue demorado esta madrugada luego de un allanamiento en su casa en donde se encontraron prendas con manchas de sangre.


Las sospechas y los hechos


Hasta ahora los investigadores ubican a Eugenia, Javier y Damián en la casa de la calle 2 de abril casi Estados Unidos en la madrugada del viernes. Allí bebieron Fernet y se logró determinar que primero se fue Damián y después Javier.


Desde ese momento, nadie volvió a ver a la víctima hasta el momento en el cual fue encontrada.


Ya pudieron determinar que el lugar del crimen fue esa pequeña casa y que todo se desencadenó sobre la cama. Pero, el lugar fue limpiado a tal punto que el cuerpo no tenía presencia de sangre -a pesar de los puntazos- y el piso tampoco.


Aquí se abre el primer interrogante que desvela hoy a los investigadores: ¿Cuántas personas actuaron? ¿Pudo ejecutarlo una sola persona?


Vegas fue el primero en abandonar el lugar y, por eso, hay que dilucidar si a su salida la víctima aún estaba viva.


Al declarar en primera instancia al fiscal Juan Pablo Calderon -un hecho llamativo porque el principal acusado siempre se niega a hacerlo por estrategia de la defensa- fue contundente al decir que él no había sido, aunque sí estuvo en el momento en donde surgieron diferencias entre ellos. Indicó que le prometieron el pago de 30.000 pesos para que se vaya de la ciudad.


En un teléfono celular que le secuestraron encontraron mensajes a un familiar directo en donde también hace un relato de lo sucedido. Todo esto fue enviado a analizar por peritos.


Por el momento, sobre él pesa la imputación de femicidio agravado y ni bien se confirme su prisión preventiva deberá declarar nuevamente.


No obstante, con los datos que aportó el fiscal Walter Mercuri -que se hizo cargo del caso el martes- llamó a declarar a todos los familiares de la víctima entre ellos Javier el nuevo aprehendido.


Comenzaron a surgir nuevos elementos como horarios, ruidos y contradicciones sobre los movimientos del fin de semana. Con preguntas, planteos y repreguntas algunos relatos se quebraron.


Pasadas las 22 tuvo que ser convocado el padre de las hijas de la víctima y se le hicieron planteos sobre dudas surgidas. En ese momento hubo un quiebre porque reconoció que le había ofrecido 30.000 pesos a Vega aunque le pagó 2.300 como adelanto.


Todo se derrumbó y comenzó con un relato que lo llevaba al momento del femicidio. Cuando esbozó una sutil auto-incriminación todo se interrumpió y se pidió su aprehensión. Minutos después estaban en su casa allanándole y encontrando prendas con rastros de sangre. Ahora parece cuestión de tiempo de que se transforme en uno de los principales acusados.