MADARIAGA- PASÓ EN LA 93.3: Donó médula ósea y afirmó que “saber que estás ayudando a alguien no tiene precio”

 


 

Mariano Juárez participó de algo que jamás hubiera imaginado en su vida. Sonó células madre que fueron colocadas en una mujer de 57 años que sufre de leucemia y ayudarán en su recuperación. Ella es, desde ahora, su “Alma Gemela”, no la conoce pero sabe que ayudó a mejorar la situación de esta paciente.

 

Madariaga es una ciudad muy concientizada en este sentido. El caso de Laura Herrera años atrás se nacionalizó y su legado quedó vinculado a diversas campañas que se ejecutan a a nivel local. Eso pasó con Mariano este técnico que arregla lavarropas y electrodomésticos quién fue a donar sangre por una operación que debían realizarle a su madre en la rodilla y accedió a dejar una muestra de células cuando la enfermera se lo consultó.

 

“El 29 de abril se contactaron conmigo para decime que era un potencial donante y compatible con alguien de Argentina. Imaginate la emoción de ese momento para mí y mi familia. Uno no toma conciencia de esta situación”

 

Al hablar con CNM 93.3 aseguró que “salvar una vida sin recibir nada a cambio no tiene precio”. En la mañana del miércoles 6 de abril viajó al Hospital Alemán de Capital Federal y lo prepararon cerca de las 7.30 de la mañana. Fue un trámite simple en donde lo recostaron en una cama y le hicieron la extracción.

 

Es un proceso que demanda de dos a cuatro horas y, en el caso de Juárez, fue el mínimo proque tenía una gran cantidad de células disponibles. “No les voy a mentir: es como una extracción de sangre sólo que dura dos horas y en algún momento te molesta la aguja. Igualmente es completamente llevadero y soportable”.

 

Ya a las 11 estaba en el hotel y después del mediodía emprendió viaje de retorno a nuestra ciudad. Inclusive, cuando se realizó la nota, ya estaba en activad nuevamente.

 

“Todo esto es algo muy loco. Saber que hay una posibilidad en millones y que suceda es gratificante y movilizante”. 

 

Admitió que hay ansiedad por poder conocer a quién recibió sus células aunque reconoció que es muy difícil porque el INCUCAI lo prohíbe y sólo sabe que esa paciente es un código y que ya recibió la transfusión.